Editorial

Señal para no bajar los brazos

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

as cifras del IMACEC dadas a conocer ayer por el Banco Central cayeron como un balde de agua fría. La caída de 11,3% registrada para el mes de agosto estuvo muy debajo de las expectativas que había en el mercado (en torno a -8,5%), rompiéndose así la trayectoria de mejoría que venía observándose desde el mes de mayo (-15,2%), y que en julio se había logrado disminuir a -10,7%.

Por cierto, esto no implica un cambio de tendencia, pero la cifra deja de manifiesto que la reactivación de la economía no es algo que pueda darse como asegurado, constituyendo un desafío que va a requerir de mucho esfuerzo. La paulatina normalización de las actividades productivas que está siendo posible gracias los avances en cuanto a reducción en la tasa de contagios en un creciente número de comunas, ciertamente está contribuyendo a continuar la recuperación de la actividad económica, y las cifras desestacionalizadas del mes de agosto dan cuenta de ello, al mostrar una variación positiva de 2,8%, que sube a 3,4% si se excluye al sector minero.

Imagen foto_00000002
Lo que se está observando pone de manifiesto la importancia que reviste el continuar avanzando en materia de relajamiento de restricciones para que más personas puedan retomar sus trabajos y actividades cotidianas. En un contexto en el que no pueden descartarse rebrotes del virus, el desafío que se enfrenta ahora es el de abordar el problema recurriendo a medidas que permitan fortalecer el autocuidado de la población, de manera de evitar el tener que recurrir a nuevas medidas de confinamiento. La pandemia que nos afecta seguirá acompañándonos durante un buen tiempo, siendo necesario perseverar en el camino de aprender a convivir con ella, dejando los confinamientos para situaciones muy extremas.

Retrocesos en cuanto al desarrollo de las actividades productivas pueden terminar siendo muy costosas, por cuanto implicarían un nuevo freno, dificultándose una normalización posterior, con todo lo que ello implica en términos de empleos sacrificados y de pérdida de ingresos.

Lo más leído

DF Multimedia