×
Editorial

Tasas de interés y paridades cambiarias

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000003

l Presidente de Estados Unidos criticó fuertemente a la cabeza del Banco Central Europeo, Mario Draghi, por su reciente baja de 10 puntos bases de la tasa de política monetaria, que llegó a -0,5%, a lo que sumó la reactivación de la política de compra de activos. Donald Trump lo acusó de querer debilitar al euro, cuestionando también el accionar de la Reserva Federal americana, que ha sido menos agresiva en el relajamiento de su política monetaria.

Efectivamente, el dólar muestra una tendencia a la apreciación en el último año frente al euro, al yuan, y a gran parte de las monedas (el peso chileno incluido), que dificulta el objetivo de Trump de reducir el déficit comercial. Respecto a inicios de 2018, el dólar se ha apreciado en más de 10% por sobre la mayoría de las monedas, con excepción del yen japonés. Sin embargo, lo que el Presidente Trump parece desconocer es que los movimientos de tasas de interés y paridades no dependen de los bancos centrales del resto del mundo, sino que son principalmente el resultado de las políticas implementadas por él mismo.

Por una parte, la expansiva política fiscal americana, con aumentos del gasto y reducción de los impuestos, impacta en forma negativa el déficit de cuenta corriente y presiona al alza las tasas de interés. Si a esto sumamos que la guerra comercial afecta el crecimiento de los socios comerciales de EEUU, especialmente de China, tenemos que es este conflicto el que está generando el espacio para que los bancos centrales del mundo puedan reducir sus tasas de interés, e implementar políticas monetarias más expansivas que la que sigue la Reserva Federal. Debe tenerse en cuenta que si tanto el Banco Central Europeo como el chino (y el chileno también) pueden reducir las tasas de interés, es porque la inflación se mantiene muy baja.

En definitiva, las tasas de interés y las paridades cambiarias no son instrumentos que los países puedan usar como armas bélicas en contra de otros, sino que responden a las tendencias de la actividad y los precios. La política fiscal y comercial de Trump es clave para explicar los fenómenos que estamos viendo.

Lo más leído