Editorial

Un debate sobre propuestas para la economía

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

ste diario organizó ayer un debate online con los asesores económicos de cuatro de los precandidatos presidenciales de oposición, en un evento que logró una importante convocatoria de audiencia. Hoy será el turno de cuatro asesores de candidaturas vinculadas al oficialismo, y vendrán encuentros con voceros de los demás postulantes.

El primer sentido de organizar una instancia de este tipo para nuestros lectores es evidente: que conozcan de primera mano las propuestas y diagnósticos económicos de las distintas opciones que aspiran a competir por la Presidencia de la República en noviembre próximo.

Imagen foto_00000003

Ayer, las preguntas de los editores DF se dividieron en tres bloques donde se abordaron áreas como crecimiento, pensiones, royalty minero, rol del Estado en la economía, impuestos y otros. Los panelistas las respondieron sin rodeos, entregando sus respectivas visiones sobre cada tema. Donde hubo discrepancias o concordancias entre ellos, las señalaron y se hicieron cargo de las diferentes dudas y críticas; el tono fue siempre respetuoso y la actitud constructiva. Es cierto que todos pertenecían, en términos generales, a un mismo universo político (la izquierda), pero entre ellos no faltan matices respecto de las políticas públicas o proyectos de ley que impulsarían en caso de llegar al Gobierno.

Ese fue, precisamente, el segundo sentido de tener esta conversación: confirmar que, incluso en un clima político en que a menudo prima el enfrentamiento por sobre la búsqueda de consensos, es posible sostener un diálogo constructivo sobre los temas que realmente importan a la sociedad chilena y su desarrollo, más allá de las legítimas divergencias en los enfoques y las conclusiones. Más allá de sus respectivas opiniones, nuestros invitados de ayer participaron del debate asumiendo plenamente esa lógica, lo que fue no sólo una bienvenida muestra de disposición democrática, sino de necesaria honestidad intelectual.

Esa disposición y esa honestidad, de parte de todos los actores, serán cruciales para enfrentar la compleja etapa que viene con la discusión constitucional y las campañas parlamentaria y presidencial.

Lo más leído

DF Multimedia