×
Editorial

Una agenda para empezar a discutir

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

al como había anunciado la noche anterior, el Presidente Piñera se reunió ayer con los presidentes de los partidos políticos de gobierno y oposición para tratar vías de salida a la crisis por la que atraviesa el país. Cuatro días de disturbios y saqueos en distintas ciudades, y el estado de emergencia decretado en varias regiones, hacían necesario un gesto político para transmitir a la ciudadanía que el Ejecutivo —pero también toda la clase dirigente— no hacía oídos sordos al descontento y estaba dispuesto a tomar medidas de corto plazo para aliviarlo.

El gesto también debía ser de unidad republicana, pero lamentablemente el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Frente Amplio se restaron de la cita. Su argumento fue que no podían entablar un diálogo con La Moneda mientras las Fuerzas Armadas siguieran custodiando el orden público, omitiendo que la acción de los militares busca poner coto a los desórdenes y proteger a la población de sus efectos.

A la reunión acudieron los partidos de gobierno y, por la oposición, la Democracia Cristina, el PPD y el Partido Radical. Si bien es valorable su voluntad de diálogo con el gobierno, la llamada "agenda social" que plantearon los opositores a la salida contempla algunas medidas que, en los hechos, suponen echar pie atrás en la agenda de reformas en el Congreso, al tiempo que retomar temas que el sector planteaba en la elección presidencial pasada, donde fue derrotado, como una nueva Constitución. Otras propuestas opositoras, en cambio, parecen un aporte a la luz de la actual situación, pero también porque abordan deudas atendibles, como el aumento de las pensiones solidarias o la gratuidad para los adultos mayores en transporte público, entre otras.

Al cierre de esta edición se esperaba que el Presidente hiciera anuncios sobre el resultado de esta reunión. Se abre ahora la etapa de discutir medidas concretas, lo que exigirá del mundo político un sentido de la responsabilidad que a menudo se ha echado en falta en el último tiempo.

Lo más leído