×
Tendencia

Cuando el PIB solo mide riquezas y deja a un lado la felicidad

Sin duda, existe una relación entre el PIB y la felicidad, porque parece bastante claro que los ciudadanos de los países más pobres lo tienen más difícil para ser felices, pero no es una correlación exacta y directa.

Por: Expansión | Publicado: Jueves 7 de febrero de 2019 a las 10:32 hrs.
  • T+
  • T-

¿Quién es más feliz, un estresadísimo ejecutivo de Wall Street o un emigrante etíope que acaba de conseguir un trabajo más bien mal pagado en Europa? ¿Es más feliz una sociedad como la angoleña, cuya economía ha crecido a tasas del 10% a pesar de que la mayoría de sus habitantes vive en la extrema pobreza, o la griega, que acaba de finalizar ocho años de rescate financiero?

No existe una respuesta sencilla a estas preguntas, dado lo complejo del concepto de felicidad. Sin embargo, tal vez el Producto Interior Bruto (PIB) no sea suficiente a la hora de valorar el bienestar de un país.

Ésta es la tesis del periodista del Financial Times David Pilling en su último libro, El delirio del crecimiento (Taurus), que acaba de presentar en España. "No creo que la felicidad pueda medirse cuantitativamente, pero merece la pena hacer una reflexión sobre ello", explica Pilling a Expansión.

"Sin duda, existe una relación entre el PIB y la felicidad, porque parece bastante claro que los ciudadanos de los países más pobres lo tienen más difícil para ser felices, pero no es una correlación exacta y directa. Si lo fuera, no tendría sentido medir la felicidad. Las personas necesitan lo básico: comida y un techo bajo el que resguardarse pero, sobre todo, la posibilidad de desarrollar su vida como quieran", indica.

Ese desarrollo, argumenta el autor, "requiere de una cierta base económica, no se puede lograr si eres muy pobre. Y esa base ciertamente se puede medir con el PIB, pero la economía es mucho más que eso".

Según estudios citados en el libro, a partir de un cierto nivel de ingresos (entre los US$ 15.000 y 20.000 dólares), las valoraciones sobre la felicidad empiezan a ser muy dispares. "Algunos que tienen mucho dinero se declaran infelices, y algunos que son más pobres se dicen felices. Por ejemplo, esto último sucede en bastantes lugares de América Latina, mientras que en Europa ocurre lo primero", señala Pilling.

Lee el artículo original aquí.

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Videos