×
Cartas

Los costos de la inflexibilidad

  • T+
  • T-

Señora Directora:

La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados aprobó la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales sin considerar medidas de adaptabilidad laboral, a lo que el oficialismo respondió que llevará el proyecto ante el Tribunal Constitucional para revisar si se ajusta a derecho. En la práctica, la iniciativa sigue avanzando raudamente en el Congreso Nacional.

Cabe señalar que en nuestro país la jornada laboral es de 45 horas a la semana, una de las más cortas en América Latina, y en paralelo observamos uno de los peores índices de productividad por hora trabajada, de apenas 27,7 versus 55,9 en promedio en los países OCDE.

A corto plazo, habrá pymes que no podrán adaptarse a esta reducción de la jornada, debiendo cerrar, lo que podría restar unos 250 mil empleos en el mercado laboral. Tampoco podemos obviar que hay empresas para las que será imposible adaptar la reducción de la jornada laboral, por lo que necesariamente deberán contratar más trabajadores, y como ésta se vuelve más costosa, terminarán incorporando más tecnología, sustituyendo trabajo por capital.

En otras palabras, la reducción de la jornada terminará impactando negativamente a los mismos trabajadores que se busca beneficiar.

Felipe Guevara S.
Presidente del Directorio Instituto Libertad

Lo más leído