×
Cartas

Venezuela y el giro privatizador de Maduro

  • T+
  • T-

Señora Directora:

La eventual privatización de la empresa estatal PDVSA por parte del régimen venezolano es una buena noticia, pero caben dos consideraciones.

La primera es el choque contra la realidad que el gobierno de Nicolás Maduro experimenta al contemplar una decisión así: la opción de privatizar una empresa emblema del chavismo (y del país) contradice el argumento de que privatizar un medio de producción es antihumano de. Al parecer, ahora lo privado ya no es tan perverso.

Pero no toda privatización es per se, buena. Los procesos de privatización para el mejoramiento de una desastrosa administración petrolera deben ser transparentes, honestos y con la lógica del mejor postor, es decir, al libre mercado.

Caer en un "crony capitalism" (capitalismo de amigotes) es fácil, sobre todo cuando quien abre la privatización es quien tiene todo el poder estatal y jamás perderá el total control sobre esta, si tenemos en cuenta con quienes negocia: Rosneft o Eni SpA, ambas estatales de Rusia e Italia.

Un proceso transparente y sin arbitrariedades es lo que se espera de una privatización, donde operen lógicas reales de libre mercado y se desconcentre un monopolio estatal.

Esteban Montoya Mistretta

Fundación para el Progreso

 

Lo más leído