Columnistas

DF Conexión a China | Una nueva potencia energética

María Soledad Valdebenito Magíster en Medio Ambiente y MBA. Directora Ejecutiva de la Consultora en Cambio Climático Trakún

Por: María Soledad Valdebenito | Publicado: Martes 5 de octubre de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

María Soledad Valdebenito

En la COP25, China llegó con la intención de liderar la lucha contra el cambio climático. Un gran desafío, siendo uno de los países más contaminantes del mundo. El mandatario chino, Xi Jinping, reafirmó su apoyo al Acuerdo de París calificándolo como un "proceso irreversible" y se comprometió a "intensificar los esfuerzos internacionales.

Imagen foto_00000004

Desde 2013 China es consciente de la necesidad de controlar su consumo, impulsado por la ciudadanía que levantó la voz ya que querían respirar aire limpio: las emisiones de carbono se habían triplicado en once años, y desde ese año se han dejado básicamente en los mismos niveles. El gobierno chino ha introducido una serie de iniciativas verdes con el objetivo de contribuir a la mitigación del cambio climático: disminución del uso del carbón mediante el desmantelamiento de centrales eléctricas de carbón, y se aumentó el presupuesto a 1.900 millones de dólares y el destinado al control de la contaminación en más del 100%.

Los proyectos de energía solar han puesto a China a la cabeza en el sector de la energía renovable. Es el mayor inversor en energía solar y eólica. Posee un fondo que apoya el desarrollo de biocombustibles y energía solar, con el fin de ser aplicadas en proyectos rurales y áreas remotas. Una de las medidas más emblemáticas ha sido la Regulación Productiva para Producir Vehículos con Nuevas Energías, que ha permitido que más ciudades incorporen automóviles, taxis, transporte público y servicios de correo con energía eléctrica. Su estrategia para resolver los desafíos de la descarbonización de la matriz energética, y aplicarla para desarrollar aún más su propia economía y mejorar la seguridad energética, consiste en hacer que todo funcione con electricidad y limpiar el sistema de energía.

Como actor activo en la gobernanza climática mundial, China ha ayudado a promover y fortalecer la cooperación internacional en esta materia y ha presentado sus propias soluciones como una contribución a la respuesta mundial ante el cambio climático. Creó la Organización de Cooperación y Desarrollo para la Interconexión Energética Global (GEIDCO), donde unió a gobiernos nacionales, operadores de matrices energéticas, instituciones académicas, bancos de desarrollo y agencias de las Naciones Unidas para lanzar la red energética renovable global que moviliza recursos de investigación y desarrollo para responder a retos tecnológicos claves, como el almacenaje de energía a gran escala, la superconductividad en la transmisión de energía y la inteligencia artificial para gestionar grandes sistemas energéticos interconectados.

Las energías limpias reciben impulso más bien debido a sus ventajas en materia económica, de seguridad nacional y estabilidad política, que por un compromiso idealista para salvar al planeta. Estos logros están ayudando a facilitar el camino para que China se convierta en una superpotencia de energía. Esperemos que ese poder se utilice para el bien de todos.

Lo más leído

DF Multimedia