×
Columnistas

Dos hitos históricos, dos reflexiones

Lorena Flores Directora Ejecutiva, Centro de Microdatos, Universidad de Chile

  • T+
  • T-

Cuando distintos sectores políticos firmaron el “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución”, no sólo se selló la intención de liberarnos de la actual carta fundamental mediante un mecanismo inédito en la historia del país, sino también se abrió una puerta para hacerlo de una forma democrática, una forma en la que realmente todas las chilenas y chilenos se sientan representados por quienes redacten la nueva Constitución. Cuando se cumplieron dos meses desde que estallara la mayor crisis social en Chile después del retorno a la democracia, la Cámara aprobó habilitar el plebiscito de abril de 2020 y el proceso constituyente.

Hoy, cuando estamos tan cerca del plebiscito para aprobar o no el cambio constitucional, aún sorprende que haya personas que argumenten que una nueva Constitución no es importante para la ciudadanía, pues es cosa de mirar algunas cifras para comprobar lo contrario. El segundo Termómetro Social (TS) elaborado por el Centro de Microdatos, el Núcleo Milenio DESOC de la Universidad de Chile y la FEN (ejecutado en diciembre) reveló que una mayoría abrumadora de personas (89,8%) pretende ir a votar en abril de 2020, y el 85,5% asegura que lo hará a favor de una Nueva Constitución, nada muy alejado del 91,1% que arrojó la consulta ciudadana convocada por la Asociación Chilena de Municipalidades. Sobre quién la redacte, más de la mitad de los encuestados por el TS (51,4%) opinó que el mecanismo debería ser la Convención Constitucional, y según nuestras estimaciones basadas en la consulta municipal el 74,8% de los votantes apoya esta vía.

En segundo lugar, llaman la atención los obstáculos que ha debido sortear la paridad de género en el Congreso. Ahora, cualquiera sea el órgano que redacte la nueva Constitución, debe ser paritario. La ciudadanía así lo pide, de hecho, el Termómetro Social arrojó un apoyo mayoritario a que la mitad de los cupos sean para mujeres (76,2%). Con esto resulta difícil entender la desconexión de algunos parlamentarios con los deseos de sus representados.

Dicho esto, parece anacrónico el rechazo a la paridad de género, es volver a la década de los 30, cuando las feministas de la época ejercieron presión para que las mujeres pudieran votar en las elecciones municipales, lo que se consiguió en 1934, mientras que recién en 1949 obtuvimos el derecho a votar en las presidenciales y parlamentarias.

Ha transcurrido casi un siglo y las mujeres aún luchamos por la equidad de derechos, parece una historia de nunca acabar. Además, si logramos pasar esta valla, falta conocer el mecanismo de elección y esperamos que nuestros parlamentarios no nos hagan una zancadilla y asuman el rol histórico que deben cumplir.

Lo más leído