×
José Manuel Silva

¿Somos un país vulnerable? Una tarea para el Chile Day

José Manuel Silva Director de inversiones de LarrainVial Asset Management

Por: José Manuel Silva | Publicado: Viernes 31 de agosto de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Manuel Silva

José Manuel Silva

El contexto internacional se ha ensombrecido para los llamados mercados emergentes. El alza en la tasa de interés norteamericana, unida a un discurso más duro del Banco Central de ese país; los tambores de guerra comercial y el fuerte endeudamiento en dólares de algunos emergentes, provocaron un fuerte ajuste de precios en las acciones y en los bonos de estos países. Todo sazonado por una percepción de mayor ajuste macroeconómico que el esperado en China.

Imagen foto_00000001

Argentina, Turquía, Sudáfrica, cayeron primero. Países con altos y crecientes déficits de cuenta corriente y endeudamiento externo, monedas caras y déficits fiscales. Desde comienzos de año sus monedas se han devaluado, los spreads de sus bonos de gobierno se han incrementado y sus mercados bursátiles se han derrumbado. Se espera un fuerte ajuste económico.

Una vez iniciada la alarma, no es fácil pararla. Muchos medios han iniciado la “caza de vulnerables”: tratar de discernir qué otros emergentes podrían caer, sobre todo si las tasas norteamericanas siguen subiendo, la escalada comercial se agrava y/o las autoridades chinas arrastran los pies a la hora de relajar sus medidas de ajuste iniciadas en 2017.

Es ahí donde surgen otros nombres de países vulnerables: Indonesia, Brasil, Colombia, Perú y… Chile. Los indicadores que encienden luces amarillas o rojas son, entre otros, el ratio entre obligaciones de deuda externa a ser pagadas y exportaciones totales; el ratio entre necesidades de financiamiento externo a reservas internacionales; el cambio de la deuda externa durante los últimos cinco años como porcentaje del PGB; el déficit fiscal; el porcentaje de bonos de gobierno locales en manos de extranjeros; el tamaño de la deuda privada como porcentaje del PGB.

Chile aparece en rojo en varios indicadores. La baja en su clasificación de riesgo no ayuda, dado que cualquier cambio negativo enciende las alarmas de los administradores globales de deuda y acciones.

Pero Chile es menos vulnerable de lo que aparentan algunos de estos indicadores, por eso es un deber de nuestras autoridades defender nuestra imagen mostrando nuestras fortalezas. El presidente del Banco Central, Mario Marcel, es de los pocos que ha salido a recalcar con fuerza algunas de las fortalezas de Chile para evitar que el canal financiero nos contagie. Señalando que los bancos locales están calzados, que el nivel agregado de endeudamiento ha bajado, que una fracción relevante de la deuda corporativa en moneda extranjera corresponde a filiales en Chile de compañías mineras internaciones, que el sector corporativo chileno tiene riesgos cambiarios limitados y que también ha reducido su riesgo de tasas.

En una reciente presentación de Marcel, se muestra como fortaleza de Chile la suma de las reservas oficiales, los fondos soberanos y los activos internaciones de los fondos de pensiones y compañías de seguros. Pocas veces se dice. De esta manera, todos los indicadores con ratios donde solo se consideran a las reservas internacionales del BC como activos internacionales del país, están subestimando nuestra capacidad de pago. En una crisis extrema, estos activos podrían usarse como un colchón de seguridad.

El otro foso de protección que tiene Chile, y ningún emergente lo tiene, es la gran cantidad de activos pensionales en manos de institucionales locales, los que permitirían al sector privado y al estado mantener su financiamiento en caso de sequía internacional: las AFP y las reservas de rentas vitalicias son nuestra última línea de defensa. Sería bueno recalcar todo esto en el Chile Day.

Lo más leído

DF Videos