×
Matko Koljatic

Jay W. Forrester (1918 – 2016)F

Matko Koljatic profesor Escuela de administración, pontificia universidad católica de chile

Por: Matko Koljatic | Publicado: Jueves 12 de enero de 2017 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Matko Koljatic

Matko Koljatic

El 16 de noviembre de 2016 falleció, a los 98 años de edad, Jay Wright Forrester, profesor de la Sloan School of Management de MIT. Más allá de sus aportes iniciales en la ciencia de la computación (es uno de los inventores de la memoria RAM) su principal contribución es haber sido el creador de la disciplina conocida como ‘dinámica de sistemas’. Tuve el privilegio de asistir a un curso en el que Forrester participó como profesor y algo tardíamente quisiera rendirle tributo por su contribución a la administración de empresas.

A principios de los ’90 escuché disertar en ICARE al profesor de MIT Pete Senge sobre el libro que había escrito recientemente: “La Quinta Disciplina, el Arte y la Práctica de las Organizaciones que Aprenden”, que era el ‘best seller’ de management del momento. El profesor Senge incluía entre las disciplinas el “pensamiento sistémico” -la quinta de ellas y título del libro- un constructo desarrollado por su colega en MIT, el profesor Forrester.

Este último había aplicado a la administración de organizaciones conceptos provenientes de la ingeniería eléctrica y las ciencias de la computación, demostrando que se podía modelar computacionalmente el funcionamiento de las empresas. Contrariamente a lo que se pensaba entonces, lo que Forrester descubrió fue que los problemas empresariales respondían muchas veces a decisiones internas - inspiradas en análisis estáticos - más que a fuerzas externas a la empresa. El contenido del libro de Senge me sedujo y gracias a los buenos auspicios de Arnoldo Hax pude asistir a un curso sobre dinámica de sistemas dictado por Forrester, John Sterman, Ed Schein y el mismo Arnoldo Hax en la Sloan School en Boston.

La dinámica de sistemas nos permite comprender la complejidad del mundo que nos rodea. Permítanme darles un ejemplo. Ante un embate de la competencia una firma decide hacer una promoción y baja el precio de sus productos. Como resultado sobrevende en el mercado y para satisfacer la demanda produce grandes volúmenes sacrificando sus estándares de calidad, con lo cual en el mediano plazo pierde clientes y termina vendiendo menos que antes y con altos inventarios, lo que por supuesto no era el objetivo inicial.

Lo que vemos en este ejemplo es un sistema en acción, en que hay relaciones causales (sacrificar la calidad para responder a la alta demanda) y en que ocurren efectos que inicialmente no se perciben (como la pérdida de clientes). Este tipo de situaciones -en que los resultados en el mediano y largo plazo no son los esperados inicialmente- son habituales no solo en las empresas, sino también en las economías y en las sociedades, como explicó Forrester al aplicar la dinámica de sistemas a problemas urbanísticos, el crecimiento global, la explotación de recursos naturales, etc.

Forrester descubrió cómo modelar este tipo de situaciones, inicialmente visualizando la forma en que se relacionan las variables en juego (a través de lo que llamó los “casual loops”) y cuantificando probabilísticamente los efectos.

A partir de sus trabajos se descubrieron conceptos claves en la formulación de estrategias, tales como los fenómenos de retroalimentación positivos y negativos, los retardos en los efectos (distinguiéndose así entre análisis estáticos y dinámicos) y los arquetipos estratégicos, situaciones que son recurrentes, como la amplificación de efectos compensatorios producidos por las demoras, los límites al crecimiento, la tragedia del terreno común, las “soluciones rápidas que fallan” y los fenómenos de crecimiento y subinversión.

Uno de los campos en que la dinámica de sistemas ha demostrado ser de gran utilidad es la comprensión de la contaminación ambiental. Como es sabido, las medidas restrictivas tales como la restricción por dígitos y la tarificación vial pueden agravar los problemas de congestión y contaminación ante las conductas ‘estratégicas’ de los ciudadanos que adquieren segundos vehículos. Seguramente en la formulación de las leyes al respecto, la autoridad cuenta con modelamientos inspirados en la dinámica de sistemas, en lo que sería la contribución de Forrester a dicha problemática en Chile.

Lo más leído