×
Pilita Clark

Trabajar largas horas no tiene sentido

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 9 de septiembre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Muchos dicen que Dominic Cummings es un hombre brillante. También se dice que el asesor de Downing Street es despiadado, inspirador, intimidante, un riesgo total y "un loco". En realidad no lo sé. Sólo lo he conocido a través de un drama televisivo en el que Benedict Cumberbatch protagonizó su rol como el autor intelectual de la campaña a favor del Brexit en el referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea en 2016.

Imagen foto_00000001

Pero las personas que conozco que han tenido mucho que ver con Cummings están de acuerdo en que, sea lo que sea, no es un idiota. Sin embargo, hace unos días, mientras hojeaba los periódicos del domingo en el último feriado bancario del verano (boreal), leí algo acerca de Cummings que no me pareció inteligente.

Según The Sunday Times, él acababa de afirmar en una reunión de asesores ministeriales que ellos deberían disfrutar del feriado bancario, "porque es el último fin de semana que tendrán antes de que salgamos de la Unión Europea". Los asesores ya cancelaron sus vacaciones de verano hasta después del 31 de octubre, el día en que Boris Johnson prometió "salir o morir" de la UE.

Por lo tanto, parece que el Brexit, uno de los eventos más importantes en la historia de la posguerra británica, puede haber sido puesto en manos de hombres y mujeres que no han tomado vacaciones de verano y que han trabajado todos los días durante la mayor parte de dos meses.

Esto no es brillante, es una locura. Hay evidencia que muestra que las personas que trabajan demasiadas horas son más propensas a enfermarse, a beber demasiado y a tomar malas decisiones. Incluso si trabajas con gusto en un proyecto que amas, que puede ser el caso del equipo de Cummings, lo más probable es que cometas un error cuando estés cansado. Muchas personas piensan que pueden sobrevivir con sólo cinco o seis horas de sueño por noche sin una caída grave en su rendimiento. Los expertos dicen que no tienen razón: la mayoría de las personas necesitan entre siete y nueve horas por noche.

Lo peor de todo es que trabajar más horas no necesariamente significa más productividad. Un estudio de trabajadores en una empresa de consultoría global hace unos años descubrió que sus jefes no podían distinguir entre aquellos que trabajaban durante 80 horas a la semana y aquellos que simplemente fingían hacerlo.

Cummings posiblemente ya lo sepa. Quizás las noticias filtradas de los fines de semana y días festivos cancelados son simplemente parte de una estratagema para convencer a los opositores del Brexit de que se están enfrentando a activistas ferozmente disciplinados.

Yo espero que sí. De lo contrario, él se parece a uno de esos jefes iracundos que impone hábitos de trabajo maníacos a sus subordinados porque prefiere trabajar de esa manera. Hasta hace unos meses, Cummings tenía un blog en el que publicaba regularmente grandes y tediosos informes sobre cosas como las tecnologías cognitivas, lo cual suscita la imagen de un hombre obsesionado y encorvado sobre un computador a las 4 de la mañana.

Esto tal vez sea injusto. Pero dudo que los días de trabajo de Cummings se parezcan a los de Charles Darwin, Charles Dickens y otras grandes mentes creativas.

Hace poco, un amigo (que definitivamente es inteligente) me envió un artículo de Alex Soojung-Kim Pang, un consultor de Silicon Valley que pasó mucho tiempo investigando la vida laboral de los pensadores influyentes para su libro llamado Descansa: Produce más trabajando menos. Descubrió que Darwin se sentaba en su oficina alrededor de las 8 de la mañana y trabajaba una hora y media antes de tomar un descanso para leer el correo. Luego trabajaba otros 90 minutos antes del mediodía y después de una caminata y una siesta, tenía otra breve sesión de trabajo antes de la cena. Como escribe Pang, si Darwin hubiera estado trabajando en una empresa actualmente, "lo hubieran despedido en una semana".

Sin embargo, Darwin logró escribir 19 libros, incluyendo El origen de las especies, uno de los libros más famosos en la historia de la ciencia. Henri Poincaré, el gran matemático francés, escribió 30 libros y 500 artículos con un ritmo de trabajo de una semana de cuatro días. El prolífico Dickens escribía de 9 am a 2 pm, con un descanso para almorzar.

Los empleados de oficina de hoy tal vez no tengan aspiraciones de escribir una novela como Casa Desolada de Dickens. Pero hay mucho a favor de la conclusión de Pang de que la creencia en el poder de la semana de 80 horas es errónea. Largos paseos. Siestas por la tarde. Breves períodos de trabajo intenso y mucho descanso suenan mucho mejor. Para el 31 de octubre, estoy segura de que mucha gente en Westminster estará de acuerdo.

Lo más leído