Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

BrandCorner

Copptech planea fortalecer vínculo con Estados Unidos y crecer en el sector de insumos médicos

Un parche que reduce las infecciones postoperatorias está en proceso de certificación ante la FDA estadounidense. Se trata de una innovación cuyos buenos resultados han hecho que la compañía vea con interés el sector de la industria médica, proyectando que a diez años, el 70% de sus ventas provenga de productos médicos que incorporen su tecnología.

  • T+
  • T-
Carlos Bastías, business manager de Copptech, y Francisco Silberberg, CEO de la compañía.

Compartir

Desde que Copptech compró Biotech en el año 2015, y luego CopperAndino en 2017, no ha parado de ampliar su negocio hacia diferentes industrias y países, posicionándose como una "marca ingrediente", es decir, que entrega soluciones de cobre y zinc que actúan como insumos para la elaboración de otros productos. Los accesorios tecnológicos, vestuario, insumos médicos y alimentos son algunas de las industrias que han implementado la tecnología de la empresa, persiguiendo el mismo objetivo: eliminar bacterias en un 99,9% y el mal olor, en 40 minutos.

Por ejemplo, luego de estudiar una mezcla de zinc y otros minerales, se llegó a la creación de un pellet que se puede transformar en polvo, barniz e hilos, un avance con el que pudieron bajar el costo incremental en la aplicación de su tecnología y, de esa manera, diversificar sus clientes.

"Tuvimos que hacer una reingeniería de procesos más eficiente buscando, hace cuatro años, lograr que nuestro producto tuviera un costo incremental bajo. Partimos con un costo del 34% y hoy estamos con menos del 5% con la nueva solución", explica Francisco Silberberg, CEO de Copptech.

Carlos Bastías, business manager de la compañía, añade que a los beneficios de eliminación de bacterias y de malos olores, se pueden sumar otros, que dependen de la industria y del producto que se comercialice.

"Tenemos un cliente que aplica nuestra tecnología en bandejas de comida refrigeradas. En ese caso, el olor es un punto clave pero también le interesa que no haya mermas. Nosotros garantizamos que con nuestra tecnología el producto puede tener un incremento del 22% de la vida útil", ejemplifica el ejecutivo.

Este tipo de ventajas ha tenido un impacto mayor en la industria textil, donde la tecnología Copptech se utiliza en prendas como calcetines, uniformes médicos, mantas de aerolíneas e incluso, en zapatería. Y es que según Silberberg, con la variedad de sus 16 tipos de hilo, este sector se ha convencido de tener a Copptech como proveedor. "Si el usuario tiene hongos o heridas, los calcetines con nuestra tecnología funcionan como una crema de zinc que ayuda a calmar la infección. Hemos probado el producto en diabéticos y ha sido un éxito", explica.

Planes de expansión

Cerca de US$ 8 millones ha debido invertir la empresa en Investigación y Desarrollo (I+D) para desarrollar su negocio. Y para el próximo año, planean invertir US$ 2 millones más, a fin de triplicar las ventas respecto a 2018.

"Esperamos llegar a US$ 12 millones en facturación", acota Silberberg.

Con los nuevos recursos que planean inyectar en 2020, buscan, además, potenciar las alianzas ya existentes y fortalecer su vínculo con la industria en Estados Unidos.

Para llegar a ese país, actualmente tienen oficinas en California, donde están embarcados en un proceso para que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), certifique el parche médico para reducir infecciones postoperatorias. Un paso que, según el CEO de la compañía, es de "suma importancia" para validarse en ese mercado. En esa línea, entregaron también toda su data técnica y química a la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, en inglés) de EE.UU., "para demostrar y probar nuestros productos, pues eso genera mucho valor para las empresas americanas", explica Silberberg.

El parche médico orientado a reducir las infecciones postoperatorias es uno de los desarrollos que en la compañía consideran tiene un gran potencial. De hecho, en 2016 esta innovación participó de un estudio del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, que apuntaba a reducir las infecciones relacionadas a las cicatrices que dejaban las cesáreas en mujeres: el apósito desarrollado por Copptech, pudo disminuir en 38% las consultas post parto.

Considerando estos buenos resultados, junto con los grandes beneficios que observan puede obtener la industria médica con su tecnología, la idea de la empresa es apuntar sus esfuerzos a este sector, en el largo plazo.

"En unos 10 años más, estimo que el 70% de nuestras ventas provenga de productos médicos", detalla Silberberg.

En esta área, han comenzado a trabajar con un proveedor global de pañales y toallas higiénicas, artículos a los que incorporaron su tecnología en polvo, probando los productos en Estados Unidos, Brasil y Alemania, especifica Silberberg.

El ejecutivo añade que la proyección es cerrar este año con US$ 4,5 millones de facturación, confirmando que los laboratorios donde se originan sus productos, seguirán emplazados en Chile ya que quieren "mantener la innovación dentro del país".

El futuro del negocio

Con clientes en España, Nueva Zelanda, Brasil, Colombia y Estados Unidos, la idea de Copptech para los próximos años es invertir sólo en en este último mercado y mantener los partners internacionales. "Observamos que existe mayor potencial en EE.UU., donde tenemos el foco puesto en el sector industrial y textil", comenta Francisco Silberberg, CEO de la compañía.

De cara al futuro, prevén que el negocio se vuelque hacia las patentes y el licenciamiento, buscando socios estratégicos en el sector donde se quieran enfocar. En opinión de Silberberg, tal estrategia les permitiría escalar internacionalmente.

"Nuestra empresa no comercializa vestuario, por ejemplo. Eso no lo sabemos hacer. Nuestra expertise pasa por el desarrollo de tecnología, que es la que ofrecemos a nuestros clientes para que la incorporen en sus productos y los vendan y, de esta manera, podemos llegar a diferentes industrias", explica. En esa línea, hace dos años cerraron la primera licencia con un socio español que se dedica a aplicar la tecnología Copptech en utensilios del hogar, como esponjas, paños de cocinas y tarros de basura.

Lo más leído