POLPAICO

Innovación y sostenibilidad: el sello que polpaico imprime a una de las obras clave para la salud en chile

La compañía es el proveedor de hormigón de la construcción del nuevo Hospital El Salvador y el Instituto Nacional de Geriatría, obra concesionada por el Ministerio de Obras Públicas y ejecutada por el Consorcio de Salud Santiago Oriente.

POLPAICO PRESENTA
POLPAICO
  • T+
  • T-

Compartir

Matías Prato, gerente comercial y operacional de Proyectos de Polpaico.

 

La construcción del nuevo Hospital El Salvador y el Instituto Nacional de Geriatría es una de las obras emblemáticas de la recuperación económica en la Región Metropolitana y, según datos del Ministerio de Obras Públicas, a enero de este año estaba generando 750 puestos de trabajo y con proyecciones de emplear a más de 2.400 personas al finalizar el año.
Polpaico es el proveedor de hormigón de la remodelación y ampliación de esta obra. A través del área de Proyectos Especiales instalaron una planta en la faena, ubicada en el corazón de Providencia, lo que permite dar respuesta inmediata a los requerimientos del trabajo diario y disminuir en casi un 60% la presencia de camiones transitando en el sector.
Actualmente, la firma de cemento, hormigón y áridos tiene adjudicados proyectos muy variados en cuanto a rubro y tamaño: desde parques eólicos hasta autopistas. Pero entre todos los que tienen en carpeta, este es uno de los más importantes, por la innovación que lo sostiene, dice Matías Prato, gerente comercial y operacional de Proyectos de Polpaico.
La razón principal es la instalación de la planta in situ para el suministro del hormigón, adaptándose al espacio disponible al interior del hospital. "De esta manera, si normalmente en la industria las plantas se instalan en terrenos que tienen sobre los 5.000 m2, en este proyecto se instaló en 980 m2, que era lo que el cliente tenía disponible, sin afectar las capacidades productivas", explica el ejecutivo, sobre un modelo que destaca al no requerir de equipos mixer para el traslado del hormigón, sino que solo camiones para abastecer de materias primas.
Sobre el funcionamiento, Prato explica que el hormigón es preparado en mezcladoras para luego ser vertido en bombas que impulsan el producto a través de trazados de tuberías a los distintos frentes de construcción, llegando a recorridos de más de 250 metros lineales.
"Es una modalidad bastante atípica en el rubro y en Chile son muy pocos los proyectos que se han hecho así, con una planta que bombea directamente a la obra", comenta.
También subraya que por su carácter innovador, se posiciona como un modelo a seguir, y que en la actualidad algunos proyectos, particularmente hospitales, están evaluando replicar este sistema, por la manera en que reduce el impacto ambiental.
Para Prato, este es precisamente el otro factor que lo hace destacar, al estar normado por una Resolución de Calificación Ambiental (RCA), lo que regula los horarios de logística, producción, niveles de ruido, polvo y todo tipo de residuos. Algo especialmente importante tomando en cuenta que su ubicación se da en una zona muy densa de la ciudad.
"Este tema siempre ha sido un sello de la compañía", dice Prato. Y añade: "La sostenibilidad es la manera de hacer negocios en Polpaico. Nos preocupamos de velar por el cuidado del medio ambiente y por una relación armoniosa con las comunidades vecinas, y este proyecto le puso un desafío a este compromiso, el cual pudimos sortear mejor de lo que esperábamos, con excelentes resultados".

 Imagen foto_00000006

 

La operación en la pandemia
A casi 15 meses de que estallara la pandemia, Prato cree que el sector construcción alcanzó "una gran madurez" y demostró una capacidad de adaptación "muy grande", que lo fortalecen para enfrentar los desafíos que vienen, en un escenario económico que todavía es incierto.
A su juicio, la forma en que enfrentaron la pandemia desde la obra del hospital es una muestra de esa madurez. Pero aclara que el hecho de que fuera considerada esencial, sin la interrupción de faenas durante los meses más críticos de la emergencia sanitaria, no significa que el desafío operacional haya sido menor. Al contrario, cree que se trató de un reto "enorme" que pudieron asumir a partir del aprendizaje que dejó el haber diseñado un proyecto con estas características, que además ya había vivido un primer remezón durante el estallido social, al estar tan cerca de la zona de protestas.
"El hecho de que este proyecto requiriera mucha dedicación en la etapa de ingeniería y diseño, incluso mucha más que los proyectos convencionales, y de un trabajo tan coordinado con el equipo de prevención de riesgos y las distintas evaluaciones que se hicieron, nos permitió sortear la crisis social e implementar muchas estrategias que pasaban por el traslado de nuestro personal y el abastecimiento de materias primas. Eso nos sirvió muchísimo para enfrentar la pandemia, y particularmente con la Gerencia de Proyectos Especiales se hizo un trabajo muy a conciencia para tomar los resguardos necesarios y retomar medidas como la movilidad privada para nuestro personal, para no exponerlos al transporte público", cuenta. Así desarrollaron una cultura de seguridad y trabajo con sus equipos, lo que permitió que a la fecha no haya accidentes registrados, y tampoco ningún contagio de Covid-19 en la planta.

641 camas y 24 pabellones quirúrgicos tendrá el hospital, cuya construcción inició en 2019 y se estima su término para octubre de este año.



rrss
LinkedIn
Polpaico https://www.linkedin.com/company/grupo-polpaico/?originalSubdomain=cl
Instagram
@polpaico.cl
Facebook
PolpaicoChile https://www.facebook.com/PolpaicoChile/

Lo más leído

DF Multimedia