Suscríbete

ES NOTICIA:



Suscríbete

40%dcto

BrandCorner

Reducir la brecha de género digital: una misión compartida

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

El último año y medio hemos sido testigos de cómo la crisis económica generada por la pandemia ha impactado la participación laboral de las mujeres en el país.

La desocupación femenina llegó al 14,9%, equivalente a un retroceso de más de una década, según la Cepal. Pero hay una brecha de la que poco se ha hablado: la digital. Afecta principalmente a las mujeres, y las aleja aún más del mercado laboral y de las posibilidades de desarrollo.

Un informe de la Cepal explica que 39,1% de las mujeres en los hogares del primer quintil de ingresos de América Latina y El Caribe, en promedio, no posee ingresos propios. Como consecuencia, son las principales afectadas por la brecha digital que las margina de la economía digital, con menos oportunidades de ejercer el trabajo remoto, limitando sus posibilidades de emprender o acceder a nuevos ingresos.

Afortunadamente, no todo es negativo. La pandemia y las medidas adoptadas para mitigar su propagación aceleraron la transformación digital de la sociedad y su vínculo con la economía, lo que abrió nuevas oportunidades de reinserción y capacitación. Organismos internacionales coinciden en que la intersección entre pobreza, brecha digital y desigualdad de género socava las oportunidades que podrían tener aquellas situadas en los primeros quintiles de ingresos como resultado de la aceleración de la economía digital.

En paralelo, hoy el mercado laboral necesita de nuevas habilidades vinculadas a las tecnologías de la información y las comunicaciones, que permean a las distintas áreas que están siendo digitalizadas. Por ello es tan relevante superar la segmentación en el mundo laboral y lograr que las nuevas posibilidades de la economía digital vayan acompañadas de la transformación de roles de género, para avanzar hacia una autonomía económica de las mujeres que resulte más efectiva.

Enfrentar un desafío tan importante como éste, sin duda, requiere de múltiples actores y del compromiso de todos.

Esto implica establecer alianzas que permitan apoyar y entregar herramientas a las mujeres de menores recursos, para que tengan la posibilidad de acceder a nuevos conocimientos, desarrollar habilidades digitales y acceder finalmente a nuevas oportunidades de trabajo o emprendimiento por la vía digital, que les permitan robustecer sus fuentes de ingresos y reingresar al mercado laboral.

Con la visión de que todos debemos aportar a la inclusión digital femenina, existen iniciativas como InspiraTEC, liderada por la Subsecretaría de Economía, que busca destacar a mujeres que han inspirado e impulsado la participación femenina en el ecosistema emprendedor vinculado a las áreas científicas o tecnológicas.

Como país, debemos hacernos cargo de esta brecha digital. Es el momento de actuar en forma articulada y multidimensionalmente desde el mundo público, privado y la sociedad civil, para entregar herramientas que les permitan crecer, encontrar nuevos rubros o emprender, a través de la motivación y generación de nuevas habilidades, reduciendo así la brecha y promoviendo una mayor equidad.

 

Lo más leído