Cartas

Defendamos la libertad de enseñanza

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Más allá de la formalidad del trabajo de la Convención Constituyente, vemos con preocupación el rechazo de algunos integrantes de la comisión de Reglamento para incluir el derecho preferente de los padres a elegir la educación de sus hijos en los temas que abordará la eventual comisión de Derechos Fundamentales.

El derecho a la educación es, sin duda, tanto un derecho humano como fundamental. En este sentido, la familia es su principal garante y, por tanto, le compete a ella velar para que sus hijos accedan a una educación digna y de calidad.

De allí que resultaría inaceptable que las familias de nuestro país fuesen pasadas a llevar por quienes quieren imponer un determinado modelo educativo desde una visión preocupantemente totalitaria.

La libertad de enseñanza supone en su esencia la libertad de pensamiento y elección, espacio que actualmente se asegura en la diversidad de proyectos educativos que conviven en nuestro país, y que propende a lograr una mayor inclusión y movilidad social.

Es un error pensar que la educación pública es aquella solo provista y gestionada en sus decisiones fundamentales bajo la responsabilidad del Estado, pero lo público es mucho más amplio, porque se trata de todo lo que concierne a la sociedad.

El Estado es un pilar fundamental para resguardar la educación y su rol debe ser colaborativo al derecho de los padres de educar a sus hijos, lo contrario sería un retroceso en la consecución de un Chile justo, diverso e inclusivo.

Luis Cañas

Presidente Coordinadora Colegios Particulares Subvencionados (CCPS)

Lo más leído

DF Multimedia