×
Cartas

Proceso Constituyente: una duda y una certeza

  • T+
  • T-

Señora Directora:

El plebiscito de 26 de abril de 2020, al que el Presidente de la República recientemente convocó, y que abre un eventual proceso constituyente de ganar la opción “Apruebo”, plantea una duda y una certeza.

La duda: su necesidad. ¿Es acaso necesaria, en definitiva, una nueva Constitución para atender a los problemas más apremiantes de la sociedad chilena? Al parecer no, pues si vemos las encuestas, las necesidades son más bien las pensiones, la salud y la seguridad, temas en los que la Constitución no tiene la última palabra.

La certeza: las negativas consecuencias económicas que tendrá. La total incertidumbre –al menos de dos años— respecto de las normas y reglas que definirán derechos y libertades tan fundamentales como la propiedad y la libertad económica, así como la necesaria estructura política que dé estabilidad y seguridad, provocarán que Chile no sea un país confiable a la hora de invertir y hacer negocios, lo que generará lamentables y ya conocidas consecuencias en el empleo, entre otras.

Este es uno de los mayores riesgos a futuro y respecto del cual nadie –ni siquiera el llamativo entusiasmo de la autoridad— puede garantizarnos un resultado distinto.

Emiliano García B.
Fundación Jaime Guzmán E.

Lo más leído