Andrés Meirovich

¿Realmente queremos cambiar algo?

Andrés Meirovich Managing Director Genesis Ventures @ameirov

Por: Andrés Meirovich | Publicado: Viernes 17 de julio de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Andrés Meirovich

Andrés Meirovich

Llevo en el mundo gremial desde 2017, cuando con un grupo de colegas decidimos formar la Asociación Chilena de Venture Capital, con el propósito de fomentar el capital emprendedor, relevar el impacto de las PYME y startups en la economía de Chile, potenciar a nuestro país como plataforma de inversiones, complementar la matriz productiva, y democratizar el acceso al financiamiento, entre otras.

Para lo anterior, y como pasa en todas partes del mundo, se requiere un trabajo en conjunto entre Gobierno, el sector privado y el Legislativo.

Imagen foto_00000001

Hay una parte que se ha hecho muy bien, esto es, la elaboración de documentos técnicos que, tomando la experiencia internacional, muestran sendas definiciones de cómo poder acrecentar las ventajas que tiene Chile en la región, y el impacto que eso podría tener en nuestra población. Lamentablemente, esos documentos técnicos, que muchas veces requieren cambios de ley, quedan guardados en escritores a la espera de que nuestros líderes políticos y empresariales tomen el sartén por el mango.

La típica respuesta es: “Súper buena idea, pero por ahora no se puede, estamos metidos en una urgencia”.

¿Realmente queremos cambiar algo, o son simplemente justificaciones porque hay algunos que están cómodos con las cosas como están? ¿Se acuerdan de que pasó post estallido social, cuando se hablaba de un nuevo trato entre las empresas y los trabajadores? De poder tomar iniciativas como en Alemania o EEUU (compartir utilidades, asientos en los directorios, etc.)

Después de tres años de discusión, sigue siendo más conveniente tributariamente invertir en acciones que invertir en startups/PYME; sigue la industria financiera sin abrirse al open banking para generar más competencia; siguen los bancos sin poder invertir en FinTech; siguen los inversionistas extranjeros pagando impuestos diferenciados que los chilenos; muchos de los incentivos que entrega el Estado continúan desalineados unos con otros; los fondos de pensiones aún no pueden invertir en fondos locales; las casas comerciales siguen repactando a tasas cercanas al 2% mensual. En fin, sigue pasando el tiempo, pero no pasa nada más.

Lo peor de todo es que las nuevas generaciones de políticos y empresarios que debemos estar dispuestos a “romper huevos”, no lo estamos haciendo. Al parecer, nos interesa más ser parte de una elite y ganar likes, que realmente hacer cambios para mejorar la calidad de vida de los chilenos.

¡Cómo no rebelarse ante parlamentarios disfrazados de Batman, Naruto y el Tony Caluga, o ante empresarios que siguen añorando al gobierno militar! ¡Cómo puede ser que la ley de la brisca salga más rápido que una política nacional de innovación, salud o pensiones! Es indignante que no podamos poder planificar políticas públicas o cambios sociales para los siguientes 10 años.

Hace unos dias salió en France Presse la estrategia que está implementando Vietnam (¡Vietnam!) para convertirse en polo de innovación, y que logró sumar más de 700 millones de dólares en inversión en empresas emergentes en 2019. En Chile fueron 60. Sin comentarios.

Apelo a las nuevas generaciones de políticos, técnicos y empresarios a dar la pelea. Mientras tanto, bye bye 2020. Otro año perdido.

Lo más leído

DF Multimedia