Columnistas

El desafío de las mujeres emprendedoras

Claudia Heimpell, VP Segmentos Banca Retail Scotiabank Chile

Por: Claudia Heimpell | Publicado: Jueves 11 de junio de 2020 a las 15:32 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Claudia Heimpell

He estado leyendo Herstory, historia ilustrada de la conquista femenina de nuevos espacios de libertad. Ahí se narran historias de mujeres desde la prehistoria hasta nuestro tiempo. Cuenta, por ejemplo, cómo el año 323 a.n.e Cleopatra VII se alió a Julio Cesar y Marco Antonio para mantener el poder de Egipto. O cómo en 1553, Gracia Nasi se instaló en Turquía tras arrancar de la expulsión de los judíos en España, donde prestó dinero a algunas naciones y creó una red de contacto para ayudar a escapar a familias judías.

A pesar de los siglos que las separan y las particularidades de cada una de sus historias, todas tienen un elemento común: cómo en la adversidad las mujeres somos capaces de dar un vuelco, por nosotras, por la familia, por la comunidad, nos adaptamos y salimos adelante con una fuerza que muchas veces no somos conscientes de tener. Y esta pandemia no ha sido la excepción.

Si hay un segmento en que estos atributos femeninos son particularmente importantes en estos históricos y desafiantes momentos es en el de las pequeñas y medianas empresas. Tras nuestras PYME hay muchas Cleopatras o Gracias Nasi empujando para salir adelante. No sólo porque las pequeñas y medianas empresas son el pilar del empleo y de la economía de Chile, sino porque en su ADN está la voluntad, resiliencia y capacidad de adaptación para levantarse una y mil veces.

Según la última encuesta Longitudinal de Empresas del Ministerio de Economía (ELE), que las segmenta por ventas y número de empleados, el 29% de las PYME más grandes del país son lideradas por mujeres. En tanto, el 39% de las medianas tienen un liderazgo femenino, cifra que alcanza el 42% cuando hablamos de las más pequeñas. Esta tendencia es aún mayor en el segmento Microempresas: el 52% de ellas son lideradas por mujeres. Como todos los emprendedores, estas mujeres tienen hoy que enfrentar el gran desafío de transformar la contingencia en una oportunidad, adaptando y reenfocando sus negocios.

Si consideramos que, según la ELE, sólo el 26% de las micro, pequeñas y medianas empresas realiza comercio electrónico, y que de acuerdo a un informe preparado por la Cámara de Comercio de Santiago, en la última semana de marzo las ventas online del comercio minorista crecieron 119%, vemos que hay una oportunidad real de hacer un cambio y enfrentar el desafío a través de la digitalización.

La buena noticia es que muchos expertos están poniendo su conocimiento, experiencia y herramientas para ayudarlas a hacerlo en tiempo récord, y que las fórmulas para entrar al mundo de la venta online son variadas. Pueden hacerlo a través de su propia página web, o aprovechando las vitrinas online y el flujo de clientes que tienen los marketplace, estos "malls virtuales" que hoy más que nunca están otorgando facilidades de acceso y apoyo a las empresas que no comercializan en línea.

Hacer esto tiene muchos beneficios, pero también conlleva una serie de desafíos. Primero, tener presente que si bien este fenómeno se aceleró por la crisis, el auge del e-commerce es una tendencia que venía en aumento y que, más temprano que tarde, tendríamos que "subirnos al carro". Nuestros paradigmas habituales de negocio serán puestos a prueba, por lo que la clave es darse el tiempo para reinventarse y generar una estrategia. La gestión diaria es rápida y exigente, por lo que la velocidad de adaptación debe ser igual.

Este desafío no es solo para ellas, sino para todos los actores que las acompañamos en el desarrollo de su empresa. Debemos entender que el mercado cambió y que formar alianzas, construir puentes y entregarles herramientas que impulsen sus negocios es clave para facilitar y asegurar la sostenibilidad de nuestras PYME y las grandes mujeres detrás de ellas.

Lo más leído

DF Multimedia