×
Guillermo Tagle

Expresado en Enade

Por: Guillermo Tagle | Publicado: Viernes 28 de noviembre de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
Guillermo Tagle

Guillermo Tagle

En la sesión de clausura de Enade ocurrida ayer, tuvimos la oportunidad de contar con un destacado panel, en el que estuvo presente la máxima autoridad de cada uno de los tres poderes del Estado, encabezados por la Presidenta Michelle Bachelet. Los fundamentos y razones que nos motivaron a organizar este panel se resumen en las siguientes líneas.


En Icare y en la comunidad empresarial estamos convencidos de que los chilenos tenemos afectos e intereses comunes. La gran mayoría queremos construir un Chile mejor. Queremos crear un ambiente que permita la prosperidad con equidad y equilibrio, con libertad y sana competencia. Un Chile donde podamos encontrar y construir nuestro camino propio, hacia una sociedad libre y de bienestar para todos, un país competitivo en el contexto global y sustentable en el largo plazo.


Son muchas las dificultades y turbulencias que vemos que se viven hoy en diversos lugares del mundo. Muchas son las sociedades que se involucran en ciclos "perturbadores" y "confusos". El egoísmo, la intolerancia, la incapacidad de escuchar y respetar al prójimo, llevan a algunos a adoptar posturas y posiciones radicales que rompen el equilibrio social, destruyen la paz, la posibilidad de crear familias, de crear empresas, de formar nuevas generaciones que puedan vivir en un mundo cada vez mejor.
En los años 70, en Chile vivimos nuestra propia experiencia de dolor. Fuimos una de esas sociedades que también llegamos a la destrucción total de nuestra institucionalidad. Perdimos la paz y casi todas las bases sociales que algunas décadas antes nos habían enorgullecido.


Fueron demasiados los esfuerzos y sacrificios que una generación entera hubo de hacer, para que 40 años después nuestro querido Chile, esté en la posición privilegiada que hoy tiene en América Latina.
Porque creemos y estamos convencidos de la importancia del diálogo, del intercambio de ideas en un ambiente de encuentro constructivo, porque queremos que los próximos 20 años generen tanta prosperidad como los recién pasados, es que hemos querido invitar y escuchar, a quienes hoy tienen la primera y principal responsabilidad de proponer y dirigir los cambios que darán forma a la sociedad en que viviremos y legaremos a la próxima generación.


El mundo empresarial está enfrentando fuertes críticas y cuestionamientos. La percepción del aporte que las empresas hacen a la comunidad, ha sido perjudicado significativamente por la ocurrencia -y masiva difusión- de algunos casos de malas prácticas, que han manchado la reputación de lo que una inmensa mayoría hace de buena fe y con rectos principios, para dar trabajo, producir bienes y servicios, obtener una justa rentabilidad y aportar al progreso económico y social. Un pensamiento del Papa Francisco referido a los problemas ocurridos en la Iglesia Católica aplica hoy muy bien al mundo empresarial: "Más ruido hace un árbol que cae, que todo un bosque creciendo". En Chile hay miles de ejecutivos y empresarios que quieren crecer, quieren que sus empresas y todos quienes trabajan en ellas puedan estar cada día mejor. Para ello, necesitan eliminar las incertidumbres, necesitan un Estado ordenado y efectivo, donde aplique y se respete el Estado de Derecho. Donde el imperio de la ley para todos por igual nos distinga y nos permita proyectar inversiones, en condiciones de certeza jurídica. Donde no haya espacio para grupos de interés que, olvidando el bien común, antepongan intereses mezquinos y a veces incluso mal intencionados, para bloquear el progreso de toda una Nación.


Necesitamos que pueda haber un diálogo abierto y constructivo, entre todos quienes tenemos un mismo objetivo, un mismo fin: hacer de Chile un país cada día mejor.


El encuentro que hemos organizado en este Enade queremos que sea un primer paso. No podemos olvidar que el crecimiento económico es la materia prima, la principal vitamina para que un pueblo pueda vivir mejor y en paz. Sin certeza jurídica, sin definiciones claras y permanentes respecto de los espacios que estarán abiertos al mundo privado, qué espacios serán intervenidos por la acción del Estado, será difícil eliminar la incertidumbre que hoy tiene la inversión deprimida. Por otra parte, el pleno empleo es por lejos la mejor herramienta para asegurar a los trabajadores un buen trato, buenas remuneraciones y condiciones de trabajo protegidas y estables. Un sistema de Justicia altamente calificado, eficiente y bien preparado para intervenir y dirimir técnicamente cuando surjan dificultades es garantía de un futuro mejor.
Quedamos atentos y con el ánimo, la disposición y la esperanza, de que este sea un primer paso de encuentro que en el futuro podamos continuar y hacer recurrente, transparente y fácil.

Lo más leído