×
Jorge Hermann

En búsqueda de la sensatez fiscal

Jorge Hermann Director Hermann Consultores

Por: Jorge Hermann | Publicado: Miércoles 10 de octubre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Jorge Hermann

Jorge Hermann

Realismo y prudencia son los sellos del presupuesto público 2019 presentado por el gobierno en el Congreso. Por primera vez desde 2012, el crecimiento del gasto fiscal será menor al crecimiento de la economía, prueba de una responsabilidad fiscal que busca contener la deuda pública que aumentó vigorosamente en diez años.

Imagen foto_00000002

En relación a la situación fiscal de 2018, las cifras de ingreso son reveladoras y confirman que fue acertado el reproche al gobierno anterior en cuanto a que los ingresos proyectados estaban sobrestimados. Por ejemplo, el ingreso de los contribuyentes actualizado disminuye en relación al monto de la ley de presupuesto, a pesar de que el PIB es superior a lo proyectado un año atrás. Es decir, la base tributaria cayó en 2017 y no se recuperó como creía la Dirección de Presupuesto (Dipres) para este año.

A su vez, en 2018 el gasto público crecerá un 3,3% (escenario A), gracias a la contención de gastos en bienes, personal y adquisición de activos no financieros. Sin embargo, si se adicionan las presiones de gastos, definidas como aquellos gastos que no están contemplados en el presupuesto vigente, donde salud es el principal culpable, el gasto público crecería un 5,1% (escenario B).

Pues bien, para que el escenario A prevalezca son relevantes la gestión y contención de las presiones de gastos de aquí a fin de año. Por ejemplo, el gasto público ha crecido 3,0% en los primeros ocho meses, por lo cual en lo que resta del año debería crecer un 4,0% para alcanzar el escenario A, o un 9,4% para el escenario B.

Si bien es cierto que a esta altura del año la Dipres debería presentar su mejor estimación de gasto público para 2018, no es menos cierto que las autoridades de Hacienda se encontraron con presiones de gastos sin financiamiento por arrastre de gastos no devengados ni ejecutados, sobre ejecución en algunas partidas y proyectos de ley no provisionados. Por lo que gallardía y tesón se necesitan para contener el tren de gasto desatado con un crecimiento acumulado del 24% entre 2014 y 2017.

Por otra parte, la ley de presupuestos 2019 establece que el gasto público crecería un 3,2% tomando como supuesto de trabajo que se cumple el escenario A. Sin embargo, el gasto se empequeñecería a un 1,5% de crecimiento en el escenario B. Dado las dificultades de domar una parte de las desbocadas presiones de gasto, que en el caso de salud son casi indomables, es probable que el crecimiento del gasto en la práctica se ubique en alrededor del 2,5% en 2019.

Concluyendo, la tarea del ministerio de Hacienda no es fácil, ya que debe buscar que el gasto sea responsable y alineado con el compromiso de mejorar las cuentas públicas y los equilibrios fiscales del país, donde recobrar la sensatez fiscal es uno de los pasos para el éxito.

Lo más leído

DF Videos