Pilita Clark

Las fiestas virtuales de Navidad son mejores de lo que piensas

Pilita Clark, Business LIFE

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 21 de diciembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Pilita Clark

Pilita Clark

Imagen foto_00000003

l otro día llegó a mi puerta una caja que contenía tres botellas de vino orgánico y una nota. "Trata de no abrir estas botellas antes del evento", decía el mensaje del equipo de relaciones públicas que había organizado lo que resultó ser mi incómodo primer encuentro con una fiesta virtual de Navidad.

Esta fiesta involucraba una cata de vinos y mis expectativas eran bajas. Aunque estas reuniones no existían hace un año, existe un consenso generalizado de que son horribles.

Imagen foto_00000001

Cuando Financial Times informó sobre la serie de festejos de fin de año en línea que las empresas británicas habían estado organizando, los lectores no respondieron bien. "Suena como una total pesadilla", dijo uno. "Dios, espero que mi empresa no lo haga", dijo otro.

Para ser justos, algunos eventos involucraban -por razones que se me escapan- bingo virtual y la decoración de coronas navideñas. Además, muchos de los eventos se realizaron para el personal, no para gente de afuera de la empresa, y una encuesta acaba de confirmar lo que siempre he sospechado: el 43% de los trabajadores británicos piensa que las fiestas de Navidad en la oficina son una pérdida de tiempo.

En estos tiempos virtuales, la misma encuesta encontró que, dada la opción, la mayoría de la gente preferiría tener dinero para organizar su propia fiesta en casa.

Aún así, si te han invitado a una fiesta de trabajo de cualquier tipo este año, tienes suerte, especialmente si eres estadounidense. Una encuesta en EEUU mostró que la mayoría de las empresas no tenía planes para realizar una fiesta de fin de año y sólo el 17% de ellas tenía planes para realizar un evento en línea.

De cualquier manera, habiendo probado yo misma una fiesta virtual, creo que las críticas son exageradas.

Nunca había oído hablar de las personas que de repente me invitaron a su cata de vinos aceptable en la época del Covid-19, ni del bar de vinos que había proporcionado al sommelier. En otros años, no hubiera asistido.

Pero después de nueve meses de trabajar desde casa, la idea de hacer algo festivo me pareció atractiva.

Al inicio, hubo algunos fallos. Tomó un tiempo verificar que la entrega a domicilio del vino no infringía las pautas de hospitalidad corporativa de FT, escritas en una era anterior al Covid. Y la noche del evento en sí, de repente me di cuenta de que no tenía idea de lo que la gente usa para una fiesta de Navidad virtual. Revisando mi guardarropa, decidí ir con una blusa ligeramente brillante y una chaqueta que no había usado este año. Esto fue imprudente.

Cuando llegó el momento de iniciar sesión en la llamada de Zoom, se hizo evidente de inmediato que la mayoría de las personas habían decidido sensatamente vestir lo que tenían puesto en ese momento.

Además, estaba sentada en mi escritorio, frente a mi computadora, con tres botellas de vino recién abiertas. William Faulkner pudo haber escrito con un whisky en la mano. Dorothy Parker tal vez haya dicho "prefiero tener una botella frente a mí que una lobotomía frontal". Pero escribir mientras bebía era algo nuevo y extraño para mí.

Estar en una fiesta en línea con un grupo de extraños tampoco es propicio para una conversación chispeante. "Hola", no le dije a nadie en particular mientras esperábamos que las cosas empezaran. Pasaron los segundos.

"¿Cómo estás?" alguien dijo finalmente. "Estoy bien", dije. Más silencio. "¡Hola!" Dijeron varias personas que empezaron a hablar a la vez y eran imposibles de entender.

En ese momento, le envié un mensaje a mi pareja, que estaba trabajando abajo, para exigirle que se uniera a mí. Trotó escaleras arriba, se sirvió un vaso, pero miró horrorizado a la pantalla y retrocedió.

Finalmente llegó Johnny, el sommelier, y comenzó la degustación. El vino orgánico o natural era nuevo para mí, al igual que la advertencia de Johnny de que podría tener un "sabor a granja".

Las desventajas de la reunión eran obvias. Me hubiera gustado charlar con algunos de los presentes uno a uno, pero el botón de preguntas y respuestas en Zoom no está diseñado para tales cosas.

Aún así, al final cuando le pregunté a los invitados qué pensaban, muchos, como yo, dijeron que había sido una experiencia sorprendentemente grata. Una mujer con un niño pequeño dijo que normalmente nunca iría a una cata de vinos, por lo que la accesibilidad del evento fue una ventaja. Hubo un acuerdo generalizado de que no tener que apurarte para tomar el Metro era una ventaja.

No creo que estos eventos se popularicen. Como tantas otras cosas en 2020, sospecho que los veremos con cierto asombro. Pero en un año de muy poca alegría, cualquier cosa que levante el ánimo es bienvenida.

Lo más leído

DF Multimedia