×
Pilita Clark

Reglas importantes para realizar bromas de oficina

Pilita Clark

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 8 de abril de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Estoy escribiendo estas palabras en vísperas de uno de los días más tontos y alentadores del año: el Día de los Inocentes que se celebra el 1 de abril en Estados Unidos y el Reino Unido. Yo creo que el 1 de abril es un destello de luz en la niebla del estrés y del aburrimiento de la vida laboral. Además, siempre me recuerda a todas las inspiradas bromas que he visto en la oficina a lo largo de los años.

Imagen foto_00000002

En Financial Times, la mayoría de las bromas las hizo un hombre talentoso al que llamaré "Alan". Una de sus mejores oportunidades surgió cuando llegó al trabajo y descubrió que su computador lo había registrado misteriosamente como el distinguido editor de Asia del periódico.

Para un bromista veterano, fue un golpe de suerte incomparable. Como Alan me dijo más tarde, "me sentí como un surfista que había estado esperando la gran ola toda su vida".

Inmediatamente le envió un mensaje a la corresponsal de Seúl para decirle que estaba despedida. Ya que era amiga de Alan, le contestó de inmediato y le preguntó: "¿Eres tú, Alan?". Su siguiente mensaje tuvo un impacto más directo. En un mensaje dirigido a toda la sección internacional, el "editor de Asia" preguntó: "¿Alguien habla asiático?" Hubo silencio. "¿Qué idioma asiático?", preguntó un editor. "Ya sabes, el idioma que hablan en Asia", dijo Alan. Cuando finalmente se dieron cuenta de que era una broma, el actual editor de Asia, quien afortunadamente tenía un gran sentido del humor, lo tomó bien.

Todo eso destaca algunas reglas importantes sobre las bromas en el trabajo, comenzando con las relaciones entre el bromista y los bromeados. En general, se cree que debido al creciente impulso de lo políticamente correcto, el fanatismo de las oficinas de recursos humanos y la sensibilidad de los millennials, realizar bromas en las oficinas se ha convertido en una actividad indecorosa. Sin duda es así en muchas oficinas. Sin embargo, esa no es toda la historia. La broma de Alan podría haber sido el producto de esa época, pero aún así es un recordatorio de que alguien puede salirse con la suya con una buena broma si conoce bien a la víctima y, mejor aún, si es un amigo y ese amigo es de alto nivel. Nunca debes hacerle una broma de ese tipo a un subordinado.

Tampoco es recomendable esconder el teléfono de un colega en el techo sobre su escritorio, obligándolo a treparse en el escritorio para contestarlo cuando suena. Pueden caerse, lesionarse y demandar por una carrera destrozada, como lo hizo una mujer policía en un tribunal de Londres el año pasado después de que la broma salió mal en una estación de policía de Essex. Es mejor seguir el ejemplo de Penny Mordaunt.

En 2013, la diputada del Partido Conservador pronunció un breve discurso en Westminster sobre el bienestar de las aves de corral. "El bienestar de las gallinas y los gallos es un problema que me han planteado muchos electores", dijo la reservista de la Marina Real, que logró mencionar gallo o gallito seis veces, junto con cinco menciones de huevos. Más tarde admitió que lo había hecho después de una cena con sus colegas de la Marina, donde había sido "multada" con la obligación de pronunciar las palabras en la Cámara de los Comunes. Los opositores del Partido Laborista de Mordaunt se quejaron. Pero después se convirtió en secretaria del gabinete, lo que demuestra algo más sobre la exitosa broma de oficina: funciona mejor cuando nadie resulta herido y el bromista está expuesto al mayor riesgo.

El difunto científico George Gamow lo hizo de manera brillante en un artículo de 1948 sobre el principio del universo que escribió con uno de sus estudiantes, Ralph Alpher. Gamow persuadió al científico nuclear, Hans Bethe, a que agregara su nombre al estudio, para que los nombres de los autores fueran Alpher, Bethe, Gamow, como las tres primeras letras del alfabeto griego: alfa, beta, gamma.

Pero incluso las mejores bromas de oficina pueden ser contraproducentes. Hace unos días hablé con un analista de medios llamado Derek Terrington, cuyo nombre aún inspira alegría en la City de Londres.

A principios de los '90, cuando trabajaba en el sector financiero para UBS, escribió una nota crítica sobre la apertura en bolsa de la empresa líder de periódicos, Mirror Group Newspapers, de Robert Maxwell en la que publicó el titular "Cannot Recommend a Purchase" (cuya sigla eran "Crap", o "basura" en español). Cuando se le explicó el acrónimo al magnate, "se enfureció", dijo Terrington, quien poco después dejó UBS por un trabajo más tranquilo. Le pregunté si él le recomendaría a un joven analista que siguiera su ejemplo. "Para ser honesto, probablemente no debería hacerlo", dijo. "No quisiera que nadie perdiera su trabajo porque su ingenio no fue apreciado".

Esto me parece triste, pero inevitable. Hay una regla acerca de realizar bromas de oficina en la que todos podemos estar de acuerdo: ni siquiera lo consideres si trabajas en un banco de inversión.

Lo más leído

DF Videos