Editorial

Ahorro previsional para enfermos terminales

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

ese a que el sistema de capitalización individual ha sido indudablemente uno de los pilares del desarrollo económico chileno en las últimas décadas, persisten las críticas de quienes desearían eliminarlo. Más preocupante es que, habiendo un amplio consenso de que es necesario reforzar ese pilar —debido a la demografía y los bajos retornos de largo plazo—, a esas voces se sumen amplios sectores políticos en apariencia más interesados en ganar popularidad de corto plazo en base a promesas populistas, que en atender una de las principales demandas de la población: mejorar las pensiones.

Imagen foto_00000002

En este sentido, aunque se entiende el deseo de empatizar con situaciones humanas muy dolorosas, la propuesta gubernamental de devolver los fondos ahorrados a enfermos terminales es técnicamente deficiente, erosiona las bases del sistema y lo debilita. Lo cierto es que, desde esa lógica, habría razón para entregarlos también a quienes sí tienen posibilidades de curarse recurriendo a tratamientos médicos que hoy no pueden costear. No obstante, tratándose de cubrir gastos de salud, es claro que los instrumentos apropiados son los seguros o los subsidios, no los ahorros previsionales, de por sí insuficientes para cubrir las pensiones.

Se piensa que entregando ahorros a los afiliados se contribuye a la legitimidad del sistema. En el corto plazo puede ser cierto, como de hecho se vio con el retiro adelantado del primer 10% previsional (que en realidad significó que el afiliado promedio retirara un 40% de su ahorro). Pero se trata de una ganancia en legitimidad más bien frágil, puesto que, ¿en qué ayuda que las personas constaten que los ahorros son de su propiedad y han tenido una buena rentabilidad, si tras un segundo retiro, y quizás un tercero, cuando lleguen al momento de la jubilación, ya no tendrán fondos con qué financiarla?

Es preciso que la discusión previsional vuelva a sostenerse sobre argumentos técnicos que velen por las pensiones de mañana, no por el rédito político de hoy.

Lo más leído

DF Multimedia