Editorial

Dos décadas del 11-S: ¿Afganistán sin futuro?

  • T+
  • T-

Compartir

Aunque el enemigo principal de los terroristas del 11-S era Estados Unidos, y por eso eligieron las emblemáticas Torres Gemelas de Nueva York como blanco de su espectacular atentado en 2001, su objetivo político e ideológico más amplio era la expansión violenta del fundamentalismo islámico tanto en los países del imprecisamente llamado “mundo musulmán” -con toda su enorme variedad de experiencias-, como en las sociedades occidentales.

En ese objetivo último, por fortuna, Osama bin Laden y Al Qaeda fracasaron rotundamente. Pero desde luego sí gatillaron una compleja serie de dinámicas a nivel mundial -políticas, militares, económicas- que marcaron las dos ultimas décadas y que hacen difícil considerarlas sin una mezcla de asombro, dolor y frustración. Además de las guerras en Afganistán e Irak, los brotes de terrorismo islámico en Europa y el brutal surgimiento de ISIS también tienen claras raíces en los ataques de Nueva York.

Los estadounidenses conmemoraron el sábado 20 años del 11-S justo cuando su país se retira militarmente de Afganistán para dejar que retome el poder, por la fuerza, el mismo régimen talibán contra el cual desató la guerra por dar cobijo a Al Qaeda. Los afganos, en tanto, enfrentan el retorno de un integrismo bárbaro, a pesar de un conflicto en el que han muerto decenas de miles de ellos, librado justamente para salvarlos del yugo talibán.

Sin duda EEUU -su gobierno y sus ciudadanos- enfrenta una etapa de autoanálisis. Los paralelos con la guerra de Vietnam no se limitan a la derrota militar ante un rival menos poderoso y al fallido intento de “construcción nacional” en Kabul como en Saigón, sino a una suerte de nueva versión de los Papeles del Pentágono en pleno siglo XXI. Las instituciones están ante un desafío de transparencia histórica.

Pero también la comunidad internacional debe hacer su propia introspección sobre lo ocurrido en Afganistán, no para buscar responsables, sino sobre todo para iniciar una reflexión de cara al futuro. En especial, el futuro de los afganos.

Lo más leído

DF Multimedia