Editorial

Nueva economía, nuevas regulaciones

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000003ste año ha traído importantes desafíos para el Estado chileno en términos de normar industrias nuevas, algunas de ellas incluso disruptivas, que son una parte cada vez más relevante del ecosistema económico de la cuarta revolución industrial. Se trata de actividades económicas innovadoras que demandan del Estado enfoques ad hoc, sin perder de vista que fijar reglas de juego es tan indispensable como evitar los desincentivos.

Una nota publicada en nuestra edición del jueves pasado ilustra el tipo de complejidades que enfrenta el regulador, precisamente a propósito de los impuestos a la llamada economía digital (por ejemplo, servicios como Netflix o Spotify). En el artículo, el solo título del último estudio del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT) resulta revelador: “Impuesto a los beneficios en las transacciones internacionales. Necesidad de aguardar una coordinación global”.

En esencia, el texto argumenta que aplicar un gravamen mediante la retención del tributo en la fuente —como propone el actual gobierno en su reforma tributaria— arriesga alentar al proveedor de un servicio a abultar el precio, lo que en la práctica podría traducirse en un indirecto impuesto al consumo. Esto, a su vez, implicaría una suerte de doble tributación, pues se agrega al IVA que ya paga el cliente final.

Para prevenir ese riesgo, el informe de la CIAT estima que “se debería aguardar la coordinación de la materia a nivel global”, y a continuación sugiere que “una solución multilateral sería la determinación global de la base imponible, distribuyéndose la recaudación según un determinado criterio”.

Este bien puede no ser el enfoque adecuado, pero pone de relieve que la regulación de estas materias implica consideraciones que exceden lo que hasta ahora ha sido el ámbito tradicional de los entes reguladores. Fijar reglas en la nueva economía no implicará, necesariamente, un enfoque multilateral en todas las áreas, pero sí demandará de nuestras instituciones un cambio de paradigma en las ideas y en las prácticas.

Lo más leído

DF Multimedia