×
Editorial

Renuncia Evo Morales

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000003

a convulsionada situación política de Bolivia dio ayer un giro en 180 grados. Primero con el anuncio del Presidente Evo Morales de que convocaría a nuevas elecciones generales, luego de que un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara que hubo fraude electoral en los comicios del pasado 20 de octubre, como desde el principio sostuvo la oposición. Horas después, sin embargo, el jefe de Estado comunicó su renuncia al cargo, explicando que lo hacía para desactivar la crisis que agita al país desde hace tres semanas.

La presión sobre el gobierno de Morales no vino sólo de la OEA y la ratificación del fraude en la votación electrónica, sino de numerosas y violentas protestas callejeras que pedían nuevas elecciones, a lo que se sumó desde el viernes el estado de rebeldía en que se declararon las unidades policiales de las capitales departamentales del país. Ayer en la mañana, además, el propio jefe del Ejército le pidió al Presidente renunciar a su investidura, “para permitir la pacificación y mantener la estabilidad”.

Aunque hasta hace unos días el gobernante paceño denunciaba un intento de golpe de Estado en su contra y uno de sus ministros incluso amenazaba con convertir a Bolivia en “un gran campo de batalla”, los hechos de ayer marcan claramente el inicio de una nueva etapa política en el vecino país. El rol de Morales en esa etapa es aún incierto, al punto de que ayer cundieron rumores de que había abandonado el país en el avión presidencial, pero difícilmente dejará de ser un actor influyente, pues mantiene el apoyo de una parte importante de su base electoral original.

Como sea, la oposición boliviana —a cuyos líderes Morales acusó directamente de orquestar la violencia en las calles— tiene por delante un enorme desafío, pues debe demostrar que ofrece un proyecto político capaz de sortear la actual crisis, pero también de enfrentar el complejo escenario que deberán navegar las instituciones del país en los próximos días y semanas.

Lo más leído