×
Editorial

Señales del mercado laboral

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

n 6,7% se ubicó la tasa de desocupación nacional durante el trimestre móvil febrero-abril de este año, de acuerdo a lo informado ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Una primera aproximación, sin duda, arroja un balance positivo. Se trata del mismo resultado observado hace un año y representa un descenso de 0,2 punto porcentual comparado con el período de medición inmediatamente anterior. Más específico aún, el desempleo entre los hombres pasó de 6,1% a 6%, un nivel bajo en términos históricos.

Frente a lo anterior, no obstante, surgieron algunos aspectos que bien podrían traducirse en fenómenos inquietantes de exhibir cierta persistencia en los próximos meses. Uno de ellos es la velocidad de generación de empleo, que aunque dinámica -fue de 2,1%-, se está dando a un menor ritmo que el aumento de la la fuerza de trabajo, que ahora subió a una saludable 2,2%.

Pero esa creación de puestos de trabajo está siendo impulsado por el sector público, que crecieron a un ritmo de 9,1% en febrero-abril, en circunstancias que los asalariados privados lo hicieron en 0,6% en el mismo período. A su vez, las ocupaciones por cuenta propia -más asociado a un tipo de empleo que se considera precario- se incrementaron 4,1%, es decir, volvieron a acelerar el paso.

Lo descrito, por ende, refuerza la necesidad de asegurar que la mayor actividad económica verificada en el país se consolide en lo que viene del año. El primer trimestre ya terminó con una expansión de 4,2%, pero es efectivo que mucho de ella lo explicó una débil base de comparación. Desde abril en adelante la tarea será cada vez más desafiante y se irá evidenciando la relevancia de que por fin despierte la inversión local.

Lo más leído

DF Videos