Suscríbete


Suscríbete

50%dcto

Editorial

Termina el IFE: compleja etapa

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

oy se realiza el último pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) Universal, la política de ayuda fiscal más importante implementada durante la pandemia. Un somero repaso de algunas cifras da cuenta de por qué el IFE se ha convertido en una asistencia económica que para el Fisco resulta inviable proseguir; y al mismo tiempo, del duro impacto que representará su suspensión para millones de familias, justamente ad portas de iniciarse una etapa que, un juicio de los expertos, vendrá irremediablemente marcada por el magro crecimiento de la economía y una inflación elevada.

Imagen foto_00000002

De acuerdo con un reporte del Ministerio de Desarrollo Social al Congreso, hasta el mes pasado el Estado había gastado US $ 22.440 millones en el IFE, cuyo monto actual de transferencias es 25 veces mayor al que realizaba hace dos años. Si bien partió asignándose con criterio de focalización, la presión política -estimulada por la severidad de la crisis sanitaria y económica- llevó a ampliar la cobertura del IFE 6,6 veces desde que fue creado, hasta abarcar a más del 96% de las familias inscritas en el Registro Social de Hogares (RSH), o 8.319.146 hogares, que en promedio han recibido 17 pagos del IFE, por un monto total de $ 1.988.003 por familia.

Como reiteraba nuestro editorial de ayer, la situación fiscal de Chile -con un alto déficit y endeudamiento, y bajas posibilidades de mejoría en el corto plazo- vuelve imperativo un sustancial recorte del gasto del Estado, en lo cual existe consenso experto. En ese contexto, eliminar el IFE -que también podría estar causando distorsiones en el mercado laboral, por cierto- es imprescindible. Sin embargo, el hecho de que la ley no contemple una salida escalonada, sino el fin abrupto del aporte, multiplica el impacto de esa decisión en las familias que lo reciben, y que verán sus ingresos mermar de un día para otro.

Desde luego, otras vías de transferencia fiscal seguirán funcionando después que acabe el IFE, pero con montos de ayuda que no se le acercan. Pese a que el fin del IFE estaba anunciado, ello no disminuirá el severo golpe que infligirá a las finanzas de muchas familias. Esto debería ser un aliciente para recordar que en el crecimiento económico deben ponerse los mayores esfuerzos para salir de esta crisis.

Lo más leído