Editorial

Un plan “histórico” para Europa

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000001

os 27 países miembros de la Unión Europea han acordado dar luz verde a un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros para enfrentar la crisis económica sin precedentes desatada por el Covid-19. Para sellar el acuerdo fueron necesarios cuatro días de negociaciones a ratos muy tensas, las que pese a los llamados de Bruselas a la solidaridad con los países más golpeados por la pandemia —como Italia y España, entre otros—, reflejaron las líneas que dividen a los miembros del bloque en otras materias presupuestarias.

Imagen foto_00000002

En términos gruesos, un grupo de países considerados “frugales” o “austeros” —principalmente del norte del continente— aceptó poner en marcha el plan de ayuda económica luego de conseguir no sólo que fueran moderadas algunas de las propuestas, sino también que se incluyeran disposiciones para fiscalizar y sancionar el buen uso de los fondos por parte de los Estados receptores.

Así, por ejemplo, el componente de subvenciones fue reducido de 500 mil millones de euros a 390 mil millones, mientras que aumentó la proporción asignada a créditos (360 mil millones de euros versus los 250 mil millones que planteaba la Comisión Europea). Por otro lado, es significativo que fuera tras las diferencias entre Holanda e Italia —dos países en extremos opuestos de la responsabilidad fiscal— que se acordara instituir un mecanismo que permitiría bloquear la asistencia financiera de Bruselas si un país estima que otro está incumpliendo los compromisos sobre sanear sus cuentas, que son una condición para recibir fondos.

La sola ambición del plan no es garantía de su éxito ni tampoco de que sea la estrategia idónea para salir de la crisis. Habrá que ver si esta sustancial expansión de la ayuda fiscal cumple su propósito, o si a la larga se convierte en un lastre para las finanzas europeas y sus posibilidades de recuperación. Sin duda, el golpe que ha supuesto la pandemia exige ser proactivos para enfrentarla. Resta ver si el enfoque europeo rinde los frutos que se esperan.

Lo más leído

DF Multimedia