Komatsu

“Somos una compañía mucho más resiliente de lo que éramos antes de la pandemia”

Darko Louit, CEO para Chile y la región del fabricante japonés, cuenta cómo operaron durante el primer año de emergencia sanitaria y explica cómo las lecciones aprendidas serán clave para 2021, cuando la compañía cumple cien años de operación.

Komatsu PRESENTA
Komatsu
  • T+
  • T-

Compartir

Avanzar en desarrollos y soluciones de automatización, digitalización y remotización, concluir la migración hacia las cero emisiones y minimizar el impacto ambiental de los equipos que entregan, son parte de los planes que en el mediano y largo plazo tiene Komatsu.
Esta semana, la empresa cumple 100 años ofreciendo soluciones a la minería, la construcción y la industria forestal. Como parte de la conmemoración, recientemente relanzaron su estrategia corporativa, de cara a los años que vienen. "En su historia, Komatsu ha tenido siempre un foco muy fuerte en la innovación y tecnología, y eso es algo que queremos proyectar hacia el futuro. Si revisas la filosofía de la compañía, nuestros principios fundacionales se mantienen vigentes hasta hoy, y nos permiten proyectarnos por cien años más", dice Darko Louit, CEO de Komatsu Holding South America (KHSA) y del Grupo Komatsu Cummins Chile (KCC).
La nueva estrategia corporativa se construyó con la participación de representantes de todas las regiones donde opera la firma. En ella, los principios básicos de "trabajar juntos, anticiparse a buscar soluciones que permitan mejorar las condiciones del negocio para los clientes, las comunidades, proveedores y colaboradores" serán la base para cumplir las próximas metas. En esa línea hay avances, por ejemplo, en equidad de género, con equipos integrados 100% por mujeres en faenas mineras, y en capacitación, fortaleciendo el trabajo del Centro de Formación Komatsu.
-¿Qué tan clave fue su filosofía corporativa para enfrentar la pandemia?
-Para Komatsu es muy importante el gemba -término japonés que alude al lugar de trabajo-, que es donde ocurren las cosas. Entender profundamente el gemba y sus dinámicas es parte de esa filosofía y ese conocimiento se convirtió en una tremenda ventaja para poder implementar en un plazo muy corto todas las políticas, protocolos y medidas que diseñamos para proteger a nuestra gente y asegurar la continuidad de la operación. El 2020 fue un año muy desafiante, pero con resultados más que satisfactorios, en consideración del contexto que nos tocó vivir.
-¿Qué aprendieron y cómo esos aprendizajes servirán para el futuro?
-Creo que es muy impactante recordar cómo estábamos a fines de 2019: ninguno de nosotros pensó que algo como esta pandemia iba a ocurrir. Y hoy, tan solo un año después de su llegada a la región, creo que a pesar de las restricciones y riesgos que siguen presentes, estamos funcionando a toda máquina y 100% adaptados como compañía a esta nueva realidad.
Aprendimos muchas lecciones, desarrollamos una capacidad impresionante para trabajar a distancia y seguir operando en un contexto muy desafiante. Pusimos en práctica nuestra flexibilidad y salimos fortalecidos de esta adversidad. Hoy somos una compañía mucho más resiliente de lo que éramos antes de la pandemia. Eso nos sirvió para acelerar algunos desarrollos en los que veníamos trabajando y que se convirtieron en necesarios.
-¿Cómo cuáles?
-El teletrabajo, por ejemplo. Ya teníamos un programa implementado, que en el caso de Chile implicaba tener a cerca de mil personas bajo esta modalidad un día a la semana. Pasamos de un momento a otro a tener a 2.500 personas conectadas trabajando desde sus casas todos los días. Poder hacer ese cambio requirió adaptar algunas cosas, desarrollar otras, pero ya teníamos una base y lo que hicimos fue acelerar una transformación que sin pandemia nos hubiese tomado más tiempo, y todo ello asegurando espacios para que las personas puedan compatibilizar su vida laboral con su entorno familiar.
-El centenario de la compañía ocurre en el que promete ser el año de la recuperación económica. ¿Cómo ven lo que viene?
-La recuperación de las industrias en las que operamos ya comenzó. Los primeros meses de 2020 fueron muy duros para los mercados de la construcción, hubo una baja muy grande en la demanda por equipos nuevos, pero durante la segunda mitad del año empezamos a ver algunos signos de recuperación en algunos países. Por ejemplo, Ecuador o Perú, impulsados por inversiones en obras públicas o programas estatales, y en el caso de Chile, por la actividad minera, que se mantuvo a pesar de las dificultades operacionales ligadas a la pandemia. Bajo esa lógica esperamos que la recuperación continúe y que el 2021 sea más activo.
De todos modos, el virus sigue presente y nos podría sorprender. Hace tres meses no proyectábamos que tendríamos peaks tan severos como los que vimos en abril en Chile, Perú o Colombia. Entonces, aunque vemos que la recuperación tomará fuerza, la pandemia nos enseñó que hay que ser moderadamente optimistas y hacia allá apuntan nuestras proyecciones.
-Fortalecer la agenda medioambiental es uno de los ejes de la empresa. ¿Cómo avanzan en eso?
-Komatsu declaró metas globales muy ambiciosas, como reducir a 2030 el 50% de las emisiones de GEI comparadas a 2010. Y esto no solo en nuestras fábricas e instalaciones, sino que también en la operación de los equipos que utilizan nuestros clientes en todo el mundo. Adicionalmente, el 50% de toda la energía que consumimos a nivel mundial será proveniente de energías renovables a 2030. Ya veníamos trabajando en torno a esto a nivel regional y definimos metas en la misma línea. Y hemos logrado avances, como por ejemplo la obtención del Sello de Excelencia que otorga el Programa Huella Chile 2020, del Ministerio de Medio Ambiente, como la única empresa del rubro minero en alcanzar esta certificación.
-¿Qué desafíos vislumbra a futuro para los sectores donde operan?
-El tema tecnológico es muy relevante. Estamos en un proceso de cambio que implicará la consolidación de la autonomía y remotización en las operaciones mineras. Lo mismo pasará en la construcción, con tecnologías de asistencia al operador y mayor digitalización, para incrementar eficiencia y calidad en la ejecución del trabajo. En Chile fuimos los primeros en implementar una flota de camiones autónomos en 2008 y, desde entonces hasta el año pasado, se mantuvo como la única operación con camiones de este tipo. Ahora, en los próximos 24 a 36 meses, implementaremos varias flotas autónomas adicionales en el país. Eso da cuenta de cuán acelerada es la adopción de esta tecnología hoy, confirmando que ahí está el futuro de la minería. Las tecnologías que permiten optimizar decisiones en base a analítica de datos son otra línea fuerte de desarrollo, en la que hemos trabajado mucho los últimos años con varias implementaciones exitosas, y sin duda es algo en lo que seguiremos profundizando. Y en paralelo están los desarrollos asociados a la disminución de gases de efecto invernadero. Ahí estamos trabajando bajo la filosofía de vehículos libres de emisiones que sean agnósticos a la fuente de poder, ya sea electricidad (batería o trolley), combustibles alternativos como el hidrógeno verde, o soluciones híbridas.

rrss
LinkedIn
Grupo Komatsu Cummins

lectura foto
Darko Louit, CEO de Komatsu Holding South America (KHSA) y del Grupo Komatsu Cummins Chile (KCC).

Lo más leído

DF Multimedia