Columnistas

Coronavirus expone los innumerables problemas de América Latina

FT View © 2020 The Financial Times Ltd.L

  • T+
  • T-

Compartir

América Latina está padeciendo una terrible crisis de coronavirus. El prematuro optimismo de que la región podría escapar de lo peor de la pandemia rápidamente dio paso a la cruda realidad de las enormes cifras de muertos. Brasil es ahora el país más afectado en el mundo en desarrollo. Perú tiene casi tantas infecciones como India, que tiene una población 42 veces mayor.

Imagen foto_00000001

Las fallidas respuestas en varios países latinos empeoraron las cosas. Los presidentes populistas de Brasil y México adoptaron una política de negación desde el principio, saludando alegremente a multitudes de partidarios con abrazos y apretones de manos, incluso cuando Europa comenzaba a aplicar medidas de confinamiento. Jair Bolsonaro descartó al Covid-19 como “una pequeña gripe” y le dijo a su pueblo que “tenemos que enfrentar el virus como hombres, maldita sea”.

Andrés Manuel López Obrador, el veterano izquierdista Presidente de México, violó los protocolos de salud al estrecharle la mano a la madre del narcotraficante convicto más famoso del país y prometió públicamente que un trébol de seis hojas lo protegería del virus. La creciente alarma pública obligó a López Obrador a dar un cambio de rumbo parcial y su gobierno ahora afirma que se ha alcanzado el pico de infecciones. Sin embargo, los informes de morgues abarrotadas y hospitales llenos sugieren lo contrario.

Otros países latinoamericanos intentaron hacer lo correcto, pero aun así se vieron en problemas. Perú y Ecuador estuvieron entre las primeras naciones de la región en anunciar confinamientos estrictos. Sin embargo, las tasas de infección en ambos países se encuentran entre las peores de América; las razones exactas aún no están claras, pero una explicación es que no se detectaron múltiples infecciones iniciales.

No todo es pesimismo. Colombia, con un historial de gobernanza principalmente pragmática, actuó de forma rápida y decisiva y parece haber escapado a lo peor hasta ahora. El Presidente populista de Argentina, Alberto Fernández, está recibiendo elogios del público por aplicar estrictas medidas de confinamiento desde el comienzo de la pandemia, a pesar del alto costo para una economía que ya tenía dificultades con la recesión. Costa Rica y Uruguay están cosechando los beneficios de la inversión en salud pública con cifras de infecciones que son más bajas incluso que las de Nueva Zelanda.

De lo que ningún país de la región escapará es del devastador impacto económico. América Latina era la región de crecimiento más lento del mundo incluso antes de la crisis del coronavirus. Ahora, el impacto de Covid-19 sobre los precios de los productos básicos, el turismo y las remesas está afectando especialmente a la región. Las frágiles finanzas públicas y la fuga masiva de capitales están limitando la capacidad de los gobiernos para implementar respuestas fiscales. La gran economía informal de la región, que abarca aproximadamente la mitad de todos los trabajadores, hace que los confinamientos sean difíciles de aplicar e incluso más difíciles de mantener.

Aunque la crisis del coronavirus ha expuesto cruelmente la debilidad económica de América Latina, las consecuencias políticas no son tan claras. Hasta el momento, los presidentes de centroderecha de Chile y Colombia, que antes eran menos populares, han recibido un impulso en las encuestas, mientras que las arriesgadas apuestas de los líderes populistas de México y Brasil aún no se han podido evaluar.

Lo más leído

DF Multimedia