×
Dalibor Eterovic

A la voluntad de los mercados

Dalibor Eterovic Managing Director TRG Management

Por: Dalibor Eterovic | Publicado: Martes 27 de agosto de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Dalibor Eterovic

Dalibor Eterovic

Los acontecimientos globales recientes, malos datos en China y Alemania, tweets de Trump y volatilidad en el mercado accionario, están todos ocurriendo en un contexto de debilidad económica global. Varios indicadores reflejan un aumento de la probabilidad de recesión, particularmente, en EEUU. Por ejemplo, la curva de tasas de interés norteamericana esta invertida, lo que históricamente anticipa desaceleración. Sin embargo, antes de empezar a deprimirse, hay varios puntos que considerar.

Imagen foto_00000002

Primero, hay que tener cuidado al interpretar movimientos en los precios financieros para derivar las condiciones de la economía. Todo lo que dice que la tasa de interés larga esté por debajo de la tasa corta es que el mercado espera que la Reserva Federal realice una política monetaria más expansiva en los próximos meses para estimular la economía. Como históricamente los bancos centrales bajan tasas cuando la economía se desacelera, no es raro que encontremos una relación ahí, pero lo que está claro es que una curva invertida no causa la recesión. Por otra parte, una caída del valor de las acciones no solo anticipa una desaceleración, sino que, a través del efecto riqueza, podría causarla. Una regla rápida es que por cada 10% que cae la bolsa norteamericana, la economía pierde en torno a 50pb de crecimiento en los próximos 12 meses. Por lo tanto, si bien las tasas bajas e invertidas nos dicen que la actividad será más bien mediocre en EEUU, solo una gran caída en los precios accionarios podría mandar la economía a una recesión.

Segundo, hablar de recesión engloba cosas muy distintas dependiendo si es financiera o no. Las financieras son mucho más violentas y tienen una recuperación más lenta que las recesiones donde el sistema financiero se mantiene saludable. Hoy por hoy, en EEUU no se ven desequilibrios claros en la economía. El hecho de que la cuenta corriente tenga un déficit de 2.4% del PIB junto a un déficit fiscal de 4.6% implica que el sector privado está ahorrando más de 2% del PIB. Esto se compara positivamente con los cerca de 2% de desahorro privado en 2007. Como riesgos a los mercados emergentes, me preocupa más China, donde la curva no está invertida, o la Eurozona que EEUU. La razón es que en estos dos primeros lugares la posibilidad de tener un evento financiero es mayor.

Tercero, continúa la divergencia entre el dinamismo relativo del sector servicios y el pobre desempeño de la manufactura. La inversión en EEUU y a nivel global está frenada debido a la incertidumbre que genera la guerra comercial. Por otro lado, el consumo se mantiene relativamente firme. La pregunta es cuánto puede durar esta divergencia. La respuesta es que, en un ambiente de tasas bajas y desempleo acotado, el consumo puede sostenerse por un buen tiempo, a menos que haya algún shock negativo de confianza. Lo único que se me ocurre podría causar esto, es una fuerte caída en el mercado accionario norteamericano.

La Fed entonces, para satisfacer la voluntad del mercado y evitar una corrección de la bolsa, rebajaría la tasa al menos otros 75pb a 1.25%-1.50% en las próximas reuniones, independiente de los datos económicos.

Lo más leído