Columnistas

DF Conexión a China | Bitcoin y Blockchain en China

Felipe Barrientos Abogado. Máster en Economía y Negocios de la Universidad de Pekín, China

Por: Felipe Barrientos | Publicado: Martes 27 de abril de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Felipe Barrientos

El pasado 7 de abril, Peter Thiel, co-fundador de PayPal y reconocido activista republicano, abrió un nuevo frente en la carrera tecnológica entre EEUU y China al plantear que Bitcoin podía convertirse en un “arma financiera china” para debilitar la posición del dólar como moneda de reserva. Si bien sus declaraciones tienen poco sustento fáctico, ponen sobre la mesa el papel relevante que juega China en Bitcoin y la tecnología blockchain en general.

Imagen foto_00000002

China ha mantenido una postura desfavorable respecto de Bitcoin. En 2017, el Banco Popular prohibió las initial coin offerings (ICOs) y plataformas de compra de criptoactivos. No debería sorprender: la naturaleza descentralizada de Bitcoin, destinada a operar al margen del control gubernamental, es altamente incompatible con la autoridad del Partido Comunista y sus políticas de control cambiario del yuan. Al mismo tiempo, y quizás paradójicamente, cerca del 70% de la capacidad computacional para validar transacciones y minar Bitcoin se encuentra en China. Sin embargo, casi la totalidad de las autoridades provinciales chinas han prohibido activamente minar Bitcoin, principalmente por su alto consumo energético, el cual pone en riesgo las metas medioambientales del país.

Entonces, ¿cuál es la amenaza que supone China en esta industria? La realidad es que el foco del gobierno chino está puesto en el desarrollo del blockchain, la tecnología subyacente al Bitcoin. En el 14º Plan Anual (2021-2025), el gobierno central identificó por primera vez al blockchain como una tecnología clave para el desarrollo del país, con potencial disruptivo en sectores como el financiero, logístico y de medios de comunicación.

Si bien el yuan digital ha sido el caso de uso más comentado, China ha tomado la delantera en esta industria en diversos aspectos: hoy concentra más del 40% de las patentes de blockchain en el mundo; los gobiernos provinciales de Hainan y Beijing han destinado recursos en crear zonas económicas especiales para incubar proyectos y atraer talentos, buscando posicionarse como hubs de referencia a nivel mundial; start-ups locales han cerrado cuantiosas rondas de inversión con fondos de venture capital locales para desarrollar modelos de negocio basados en blockchain; y, en una alianza público-privada, el gobierno chino ha desarrollado una red pública de infraestructura de blockchain (Blockchain Service Network o BSN), en la cual se podrán “colgar” tanto proyectos chinos como internacionales, permitiendo a China definir los estándares globales en la industria, abaratar costos para las start-ups, y asegurar el cumplimiento con las directrices gubernamentales.

El caso del blockchain demuestra la envidiable capacidad de las autoridades chinas para abordar coordinadamente, con pragmatismo y una alta capacidad técnica los desafíos regulatorios que supone la irrupción de nuevas tecnologías. En lugar de buscar rivalidades donde no las hay, el llamado es a mirar con detención y aprender del avance de China en materia tecnológica, tal como ellos lo hicieron con Occidente en décadas pasadas.

Lo más leído

DF Multimedia