Columnistas

DF Tax | Exenciones tributarias

Álvaro Moraga, socio de Moraga & Cía.

Por: Álvaro Moraga | Publicado: Jueves 3 de diciembre de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Álvaro Moraga

El Gobierno ha anunciado el envío en los próximos días del proyecto que modifica y elimina algunas de las exenciones tributarias vigentes, lo cual obviamente anticipa un debate político sobre un tema técnico en medio de un escenario legislativo más motivado por las pasiones de la galería que por la razón o la responsabilidad. En este contexto, creer que las exenciones tributarias son simples medidas que le impiden al Fisco recibir los ingresos que necesita con urgencia, y que además sólo benefician a determinados grupos de interés, es un error común en el cual es muy fácil caer.

Imagen foto_00000006

Las exenciones tributarias son herramientas legislativas a través de las cuales la autoridad política busca influir en el comportamiento de los contribuyentes para el cumplimiento del esquema de desarrollo económico diseñado. Por lo mismo, no son negativas per se. Debe analizarse con mucho cuidado si el efecto de justicia que se refleja a primera vista con una eliminación no termina siendo perjudicial para los sectores no sólo más vulnerables, sino que igualmente para la clase media emergente.

Un ejemplo de ello es el IVA a la construcción, incorporado por la reforma tributaria Bachelet-Arenas, que obviamente generó un aumento en el precio de los bienes raíces, y por tanto un aumento en las rentas que pagan todos aquellos que no pueden acceder a una vivienda propia. Vale la pena utilizar esta tribuna para alertar sobre el desmedido costo que han tomado los bienes raíces en Chile en los últimos años, lo cual es un germen de descontento que puede explotar con fuerza, sobre todo en la juventud ilustrada que, luego de años de estudios técnicos o universitarios, se encuentra con la frustrante realidad de que la remuneración a la que accede no le permitirá ni siquiera soñar con la casa propia.

Es de esperar que las exenciones que se modifiquen o eliminen sean sólo aquellas que no cumplen con la finalidad de ser parte de una buena política fiscal que equilibre la necesidad de recaudación con los efectos que la eliminación o modificación tengan para el consumidor final (o para una zona geográfica determinada).

El que existan contribuyentes que utilizan en forma torcida algunas de las exenciones vigentes no puede ser una justificación para su eliminación, sino que debe ser un incentivo para la profundización de la fiscalización y, sobre todo, de las sanciones que contempla nuestro ordenamiento jurídico.

La reactivación de nuestra economía es la única vía para mejorar la recaudación. Sin actividad económica no hay base sobre la cual recaudar, ni empleos que impulsen positivamente el desarrollo. Por lo mismo, es de esperar que en el proyecto del gobierno no solo se incluyan modificaciones y eliminaciones, sino que haya igualmente reemplazo, a través de nuevas exenciones que motiven la inversión de mediano y largo plazo, la contratación juvenil y femenina, el desarrollo de nuevas tecnologías, la inversión en regiones y el fomento a las Pymes para poder competir en mercados alta y crecientemente concentrados.

Lo más leído

DF Multimedia