×
Columnistas

EL ABC de la reforma previsional

Existen dos dimensiones “temporales” a resolverse: un tema es hacerse cargo de las pensiones de quienes se están jubilando ahora y en el corto plazo, lo que deberá solucionarse con cargo fiscal, pero otro tema es mejorar realmente el sistema

Por: Carolina Grünwald, economista senior Libertad y Desarrollo | Publicado: Martes 2 de octubre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Carolina Grünwald, economista senior Libertad y Desarrollo

Se viene un intenso debate, ad portas de la reforma previsional, y es que hay varios elementos para discutir: monto de la cotización adicional, destino de esta cotización, quien lo administrará, comisiones, licitaciones de cartera y un largo etcétera.

Además, debe tenerse en cuenta que existen dos dimensiones “temporales” a resolverse: un tema es hacerse cargo de las pensiones de quienes se están jubilando ahora y en el corto plazo, lo que deberá solucionarse con cargo fiscal, pero otro tema es mejorar realmente el sistema, de modo que entregue mejores pensiones, para lo cual debe existir sí o sí una mayor la contribución al sistema.

Imagen foto_00000004

En concreto, hay algunos elementos que inciden de manera más significativa que otros en una mejor renta a la hora de jubilar. Según el trabajo “Pensiones en Chile: Antecedentes y Contornos para una reforma Urgente”, publicado este año por Benavides y Valdés, se tiene que, por ejemplo, un incremento de solo un punto porcentual en la tasa de cotización de toda la vida, aumenta la pensión en un 10%. En la misma línea, aumentar la edad de retiro de las mujeres de 60 a 65 años tendría un efecto en sus pensiones de entre 35 y 50%; aumentar en 5 puntos porcentuales la densidad de cotizaciones incrementaría las pensiones en 9% y sólo un año adicional de cotizaciones cuando se es joven (25 años) incrementaría las pensiones en un 4%.

Con todo, es de esperar que se actúe con la mayor celeridad posible y enfocándose en los tres elementos esenciales que no pueden esperar: aumentos en la edad de jubilación, en la tasa de jubilación y generar los incentivos correctos para aumentar la densidad de cotización. Estas medidas pueden ser “costosas” desde el punto de vista de popularidad y aceptación por parte de la ciudadanía -probablemente razón por la cual la discusión se dilata una y otra vez-, y estas decisiones “costosas” verán resultados recién en el largo plazo.

Es importante ver más allá del ahora y centrarse en una necesidad imperiosa para todos nosotros. Por ejemplo, ya se encuentra en discusión la obligación de cotización de los independientes, de modo que este grupo de trabajadores finalmente aporte al sistema de manera regular hoy, para no lamentar menores pensiones mañana.

Estamos atrasados.

Lo más leído

DF Videos