×
Erik Haindl

¿Qué se hizo el oro del Banco Central?

Decano Facultad de Negocios, Ingeniería y Artes Digitales, Universidad Gabriela Mistral

Por: Erik Haindl | Publicado: Viernes 14 de octubre de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Erik Haindl

Erik Haindl

Existe toda una jerarquía de monedas a nivel internacional, de acuerdo al grado de aceptabilidad internacional para efectuar pagos. En el tope de esa jerarquía se encuentra el oro. Luego sigue la plata. A continuación están las principales monedas del mundo: el Dólar norteamericano, el Euro y el Yen. Luego están las monedas secundarias que se transan internacionalmente con alguna liquidez: La Libra Esterlina, el Franco suizo, el Dólar canadiense y el Dólar australiano. Finalmente están los bonos de los diferentes países, que son básicamente promesas de pago futuras con respecto a diferentes monedas.

Una de las funciones más importantes del Banco Central de cada país es la de mantener el sistema de pagos del país con respecto al resto del mundo, de modo que el comercio y todas las transacciones financieras ocurran en forma normal. Para esto cada Banco Central tiene reservas internacionales que permiten efectuar los pagos internacionales necesarios, en el caso de que exista una balanza de transacciones deficitaria.

En una situación de crisis internacional importante, lo primero que dejan de tener liquidez son los bonos, en segundo lugar son las monedas secundarias, y finalmente las monedas principales. En una crisis mayor, como la que vivimos en el año 1930, lo única reserva verdaderamente líquida que tienen los Bancos Centrales es el oro. Básicamente el Banco Central es el único organismo que puede respaldar hacia afuera las transacciones que realizan los agentes económicos internos.

Históricamente, el Banco Central de Chile siempre tuvo una fracción significativa de sus reservas en oro. En 1986, por ejemplo, el Banco Central de Chile tenía 1,8 millones de onzas troy de reservas en oro, que a la valoración actual representan casi US$ 2.400 millones. En dicha oportunidad el oro representaba casi un 30% de las reservas internacionales del país.

A partir de 1997, el Banco Central dejó de acumular oro en sus reservas y posteriormente comenzó a desprenderse de ellas. En la actualidad tan sólo quedan US$ 10 millones en oro en las reservas. Del resto, hay US$ 6 mil millones en monedas y depósitos de diferente denominación, y US$ 33 mil millones en bonos. El resto son papeles del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Haberse desprendido casi en su totalidad de las reservas de oro del país representa una política completamente irresponsable. ¡El país queda muy vulnerable a una crisis internacional severa!

Con los graves problemas monetarios y financieros que está enfrentando la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE), nuestra estructura de reservas es muy riesgosa. ¡Ante una crisis financiera internacional grave, el país tan sólo tiene reservas verdaderas por US$ 10 millones! Prácticamente no tenemos reservas para enfrentar una crisis internacional de proporciones. Las reservas en oro representan tan sólo un 0,025% de las reservas nominales (se pueden contar en partes por millón).

Es de esperar que a futuro se corrija esta política irresponsable de manejo de reservas del Banco Central, y se incrementen sustancialmente las reservas de oro físico. Ojalá volvamos a tener al menos un tercio de las reservas en oro físico. Igual los intereses obtenidos por los bonos son prácticamente iguales a cero.

Lo más leído

DF Videos