Jorge Hermann

Hacia una reforma laboral pro empleo

Por: Jorge Hermann | Publicado: Lunes 2 de marzo de 2015 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Jorge Hermann

Jorge Hermann

La actual reforma laboral del gobierno ha sido controvertida por las importantes modificaciones sobre titularidad sindical, prohibición al reemplazo por huelga, piso de la negociación salarial y negociación colectiva del sindicato interempresa, cuya consecuencia es aumentar el poder de negociación de los trabajadores y estresar la relación laboral.


El inconveniente de la reforma es que no se hace cargo de que en un mundo globalizado y competitivo es esencial que los trabajadores y empresas puedan adaptarse a las condiciones cambiantes de la demanda y a las nuevas tecnologías en el proceso de crecimiento económico.


Las actuales y pasadas modificaciones al Código del Trabajo han sido diseñadas comúnmente para proteger y aumentar la estabilidad del empleo, lo cual obstaculiza la generación de empleo y la dinámica empresarial.


En las cifras internacionales, nuestro país se encuentra rezagado en la creación de empleo femenino y juvenil en relación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La tasa de ocupación femenina entre 15 y 64 años es 52% en Chile y 58% en la OCDE, y la tasa de ocupación juvenil es 30% en Chile y 40% en la OCDE para el tercer trimestre del 2014. Es decir, en ambos grupos debe crearse 670 mil empleos para alcanzar a la OCDE.


Por otra parte, la propuesta de la reforma sobre adaptabilidad laboral (bolsa de horas extraordinarias) es intrascendente, puesto que no se hace cargo de los proyectos de ley sobre adaptabilidad pactada de jornadas laborales en el sector turismo y agrícola, teletrabajo, jornada laboral especial para jóvenes, sala cuna para trabajadoras sin importar el tamaño de la empresa, entre otros.


Igualmente, falta mejorar el sistema de capacitación del Sence que es ineficaz y no se dirige a quienes lo necesitan a través de una nueva institucionalidad sobre Consejos de Competencia Laborales que identifiquen los perfiles profesionales y propongan los programas de formación pertinentes, junto con una focalización de la franquicia tributaria en los trabajadores vulnerables. Además, revisar y aumentar el límite de un 15% de la planilla para contratar trabajadores extranjeros en los sectores agrícola y construcción, fortalecer el subsidio al empleo juvenil y flexibilizar el programa Chile Crece Contigo dada la heterogeneidad de las trabajadoras.


Por último, Chile va en el sentido contrario de la tendencia de la OCDE. Entre el 2008 y 2013, más de un tercio de sus miembros promovieron flexibilizar las normas sobre los despidos individuales y colectivos, limitaron el reintegro en el caso de despido injustificado y ampliaron la duración del período de prueba. Destacan, España, Eslovaquia, Estonia, Grecia, Italia y Portugal.


En síntesis, una reforma laboral pro empleo debe lograr un equilibrio adecuado entre la protección de los trabajadores y la creación de empleos, en que una mejora integral del mercado del trabajo permitirá incrementar la competitividad, productividad y desarrollo de nuestra economía.

Lo más leído

DF Multimedia