×
José Manuel Silva

Codelco

La mayor empresa chilena es estatal. El 14% de los ingresos del Estado de Chile...

Por: José Manuel Silva | Publicado: Miércoles 9 de julio de 2014 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Manuel Silva

José Manuel Silva

La mayor empresa chilena es estatal. El 14% de los ingresos del Estado de Chile provienen de los impuestos y dividendos que ésta le entrega. Históricamente ha entregado al fisco más US$ 100 mil millones en recursos financieros. Claramente se trata de uno de los activos estratégicos más relevantes del país, además de emplear directamente a más de 19.000 personas.

Lamentablemente, hoy, el futuro de Codelco está en entredicho. Con la reciente salida de su presidente ejecutivo, Thomas Keller, la empresa se encuentra sin un claro liderazgo en momentos que enfrentará uno de los mayores retos de su historia. Si quiere mantenerse como la empresa líder en producción de cobre del mundo y evitar la obsolescencia de sus yacimientos, deberá invertir más de US$ 25.000 millones en los próximos 7 años. Dado que su flujo de caja antes de impuesto y depreciación ascendió a 
US$ 6.000 millones en el 2013 y que cerca de la mitad de aquello va al fisco, ella necesita más capital para desarrollarse. Su deuda ya asciende a más de US$ 12.000 millones (eran solo US$4.600 hace 5 años) y no puede seguir creciendo al ritmo que lo ha hecho los últimos años. Ya representa el 9% de la deuda externa bruta del país. En los últimos 5 años su producción de cobre se estancó en cerca de 1,8 millones de toneladas (a pesar de haber invertido US$ 15 mil millones), mientras que la de sus principales competidores crecía. Si no realiza las inversiones necesarias, la producción caerá, en paralelo con el aporte al fisco y seguramente con el empleo generado.

Codelco, se supone, tiene un gobierno corporativo que la aísla de los vaivenes políticos. Sin embargo, en el último episodio, este gobierno no funcionó y como señaló otro ex presidente ejecutivo, Juan Villarzú, “Keller fue sobrepasado por los trabajadores”. Estos, sin duda, tienen un peso político que ha sido difícil de domar, a pesar del ya lejano “reto de don Patricio”. En especial en la división Chuquicamata ha sido difícil optimizar los costos.

Una empresa comparable a Codelco es la multinacional Freeport (FCX), su socia en el yacimiento El Abra. FCX produce la misma cantidad de cobre que Codelco, un poco más de molibdeno y mucho más oro. Recientemente ingresó a la actividad de petróleo y gas. FCX tiene más deuda que Codelco, fundamentalmente por su ingreso al negocio petrolero. Antes de ello eran empresas muy similares salvo que FCX producía más oro, no tenía deuda y operaba con mejores márgenes. Ello, porque sus minas eran más jóvenes y seguramente sus operaciones más eficientes que las de Codelco. Freeport está abierta en bolsa y hoy vale US$ 35 mil millones, el valor total de sus activos es de US$ 55 mil millones (su deuda asciende a casi 20 mil millones).

Si Codelco pudiese abrirse en bolsa probablemente lograría, a los precios actuales de cobre, un valor cercano a los US$ 25.000 millones. Hace pocos años podría haber sido US$ 35.000 millones, pero el cobre ha caído, el molibdeno también y hay menos optimismo con el crecimiento chino, el gran comprador de cobre. Sin embargo, a pesar de esta caída, parece insólito que nadie en el país se atreva a plantear la alternativa bursátil como solución a la capitalización de Codelco. Como sabemos no es necesario tener el 100% de una empresa para controlarla. El Estado podría, por ejemplo, colocar un 20%, recaudando US$ 5.000 millones, y mantener el 80 % de su propiedad. Con ello se financiaría con creces el plan de inversión, dado que este mayor capital permitiría también levantar más deuda. Podrían colocarse acciones con menor poder político, como fue el caso en Brasil de Petrobras y Vale do Rio Doce. En Colombia el estado abrió la propiedad de Ecopetrol pero mantuvo su control y al mismo tiempo valorizó su participación restante en más de 50% gracias a las inversiones permitidas por el capital captado. Hoy Ecopetrol vale más de 
US$ 70.000 millones.

Si Codelco quiere ser un actor de clase mundial en minería no puede mantener su actual gobierno corporativo y su actual estructura de capital. Hacerlo significa condenarla a la inanición y matarla financieramente. El Estado de Chile no puede inyectarle la cantidad de dinero que necesita dadas sus múltiples necesidades en campos sociales. Como mucho debe disminuir los recursos que le saca como impuestos. Alguien tiene que mostrarle a los trabajadores de Codelco que oponerse a la apertura va contra sus propios intereses y contra los de Chile. Si Codelco no lo hace, deberá poco a poco ir cerrando sus divisiones más ineficientes. Ya perdimos probablemente la oportunidad de colocar acciones en el peak de precios. Este es un debate urgente si queremos que nuestro principal activo estratégico siga dando dividendos a los chilenos, los verdaderos dueños de la empresa.

Lo más leído