×
Columnistas

Las bondades de la reforma tributaria: sorpresas para la filantropía

Sharoni Rosenberg, gerente de Tax y Legal de PwC

Por: Sharoni Rosenberg, gerente de Tax y Legal de PwC | Publicado: Jueves 13 de septiembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Sharoni Rosenberg, gerente de Tax y Legal de PwC

El rol cada vez más protagónico de la sociedad civil a través del trabajo en fundaciones, corporaciones, empresas (a través de sus departamentos de responsabilidad social o sustentabilidad) y filantropía en general, se ve recogido -para asombro de muchos- en el proyecto de Modernización Tributaria. Muchos pensábamos que la meta de lograr una Ley única de Donaciones sería la única oportunidad de recoger las demandas de la sociedad civil, pero el Ejecutivo nos sorprendió, y positivamente.

El proyecto propone cambios a la Ley de Herencia, Asignaciones y Donaciones, Ley sobre Impuesto a la Renta y Ley sobre Donaciones con Fines Sociales.

Imagen foto_00000001

La gran novedad, es la ampliación del concepto "Límite Global Absoluto" que permitiría donar a empresas con pérdidas y a sociedades de inversión que no generan rentas propias, cosa que actualmente es prácticamente imposible. Este cambio sería posible al contemplar un nuevo límite: el 3,2 por mil del capital propio tributario o 1,6% del capital efectivo de una empresa.

Otra buena noticia, pero que ya se había adelantado, es la propuesta de consagrar legalmente la deducción como gasto de ciertos bienes cuya comercialización se ha vuelto inviable, lo cual aumenta la posibilidad de las empresas de realizar donaciones en el marco de su política de responsabilidad social empresarial (RSE), pero restringiéndolo sólo a empresas productoras o comercializadoras de bienes, y -en la medida que se trate de bienes de su giro. Las empresas de servicios aún no tendrían norma para deducción de gastos en RSE.

Sumado a esto, se exime a las S.A del trámite de insinuación a las donaciones que realicen a entidades no relacionadas, siempre que hayan sido aprobadas en junta de accionistas.

También se valora el esfuerzo del Ejecutivo al hacerse cargo de la omisión en que incurrió la ley 20.780 en relación a las ganancias de capital generada en la enajenación de bienes raíces. En esa ocasión las personas naturales tuvieron la oportunidad de retasar sus inmuebles, cosa que no ocurrió con las organizaciones sin fines de lucro (OSFL). Ahora se pretende que las fundaciones y corporaciones puedan actualizar el valor de adquisición de los inmuebles adquiridos antes del 2012, de acuerdo a su valor de mercado, siempre que sea debidamente acreditado ante el SII.

Por último, no podemos dejar de mencionar la controvertida propuesta de modificación a la Ley de Herencias, Asignaciones y Donaciones, ya que por un lado gravaría donaciones desde el exterior a Chile cuando el donatario sea chileno, situación que hoy estaba fuera del ámbito de aplicación del impuesto, pero, por otro lado, las donaciones desde Chile al exterior, que actualmente están gravadas con el impuesto en comento, quedarían exentas en la medida que el donatario no sea relacionado. En este último caso, el proyecto no distingue entre tipos de entidades donatarias, por lo que podría tratarse de cualquier beneficiario, no sólo entidades sin fines de lucro. Además, se establece un nuevo beneficio aplicable a donaciones realizadas por personas naturales, pues se pretende eximirlas del impuesto y del trámite de insinuación siempre que no excedan del 20% de la renta anual del año comercial anterior o 500 UTM, el que fuera menor. Para que sea aplicable el beneficio, se deberá informar al SII y éstos aplicarán cualquiera sea el fin de la donación (de beneficencia o no).

Lo más leído

DF Videos