Columnistas

Los peligros de aislar a Cuba

FT VIEW© 2021 The Financial Times Ltd.

Por: FT VIEW | Publicado: Martes 4 de mayo de 2021 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

FT VIEW

Debería ser una oportunidad histórica para la distensión: por primera vez en más de 60 años, Cuba no está bajo el mando de un Castro. El hermano menor de Fidel, Raúl, entregó las riendas del poder el mes pasado, semanas antes de cumplir 90 años, y abandonó el politburó junto con los gerontócratas restantes de la revolución de 1959 que los llevó al poder.

Imagen foto_00000002

El paso de la antorcha marxista a la siguiente generación fue precedido por importantes reformas económicas. En medio de una grave escasez de alimentos y una falta crónica de moneda fuerte, el gobierno cubano finalmente ha implementado los planes postergados durante mucho tiempo para eliminar un engorroso sistema de doble moneda y devaluar drásticamente el peso cubano. También se amplió significativamente la lista de negocios privados permitidos.

Con un nuevo Presidente de EEUU en la Casa Blanca, que prometió durante su campaña revertir algunas de las medidas más duras de Donald Trump, habían crecido las esperanzas de ver gestos humanitarios estadounidenses para aliviar las restricciones sobre las remesas y los vuelos como preludio de un retroceso hacia el breve deshielo de la era Obama, cuando se restablecieron las relaciones diplomáticas plenas.

Por ahora, siguen siendo sólo esperanzas. Washington no ha hecho ningún movimiento y la Casa Blanca dijo el mes pasado que Cuba no era una prioridad en medio de una miríada de otros desafíos de política interna y externa.

Cuba no ha facilitado la tarea de Biden. No ha habido un glasnost discernible en las políticas de Miguel Díaz-Canel, el sucesor ungido de Castro, para acompañar la perestroika de las reformas económicas. El control del Partido Comunista sobre la vida cubana sigue siendo fuerte. Los disidentes continúan siendo acosados y encarcelados. Uno de los hashtags recientes favoritos de Díaz-Canel en Twitter fue #SomosContinuidad.

El partido de Biden teme otra paliza en las elecciones de mitad de período del próximo año en Florida a manos de los latinos anticomunistas que le costaron dos escaños en el Congreso el año pasado. Eso amplía los atractivos de no hacer nada.

Sin embargo, los presidentes estadounidenses corren un peligro si ignoran la pequeña isla caribeña a unas 100 millas de su costa. La crisis de los misiles en Cuba de 1962 fue lo más cercano que ha estado el mundo a una guerra nuclear. Jimmy Carter fue tomado por sorpresa por el embarcadero del Mariel de 1980, cuando Fidel Castro abrió una válvula de escape para los disidentes y permitió que 125,000 cubanos fueran a EEUU en el espacio de cinco meses (algunos resultaron ser criminales convictos y ex presos de instituciones mentales). Los intentos de Bill Clinton de una diplomacia secreta con Cuba se arruinaron cuando La Habana derribó dos aviones civiles estadounidenses piloteados por exiliados cubanoamericanos en 1996. Este año, la cantidad de cubanos intentando huir a través del Estrecho de Florida está aumentando nuevamente, incluso antes de la temporada alta de verano.

Los fracasos del embargo estadounidense de seis décadas a Cuba para lograr un cambio político son obvios. Los argumentos republicanos de que el acercamiento de Obama fracasó son falsos: la iniciativa nunca tuvo tiempo de producir resultados. La pandemia de coronavirus y las restricciones más estrictas de la administración Trump han empeorado la crisis humanitaria.

Es hora de que Joe Biden se enfrente al grupo de presión cubanoamericano y alivie las restricciones sobre las remesas y los vuelos directos ahora. Esto ayudaría a mejorar la vida de los cubanos comunes y crearía una mejor atmósfera para reabrir un diálogo sustantivo con La Habana.

Lo más leído

DF Multimedia