Columnistas

Vacuna contra el Covid-19: bien público mundial

David Pilling © 2020 The Financial Times Ltd.

Por: David Pilling | Publicado: Viernes 15 de mayo de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

David Pilling

Imaginemos que, en un año, se hayan fabricado 300 millones de dosis de una vacuna segura y efectiva para combatir Covid-19 en el EEUU de Donald Trump, la China de Xi Jinping o el Reino Unido de Boris Johnson. ¿Quién las va a obtener? ¿Cuáles son las posibilidades de que una enfermera en India, o un médico en Brasil, y mucho menos un conductor de autobús en Nigeria o un diabético en Tanzania, tenga prioridad? La respuesta debe ser prácticamente ninguna.

Imagen foto_00000002

La inaceptable batalla entre las naciones por el limitado suministro de pruebas y equipos de protección individual (EPI) será una nimiedad comparada con la lucha por una vacuna. Sin embargo, si una vacuna va a ser el ‘remedio infalible’ que algunos imaginan, tendrá que estar disponible tanto para los pobres como para los ricos del mundo.

Cualquier vacuna debe distribuirse con el fin de crear el máximo beneficio posible para la salud pública. Eso significará priorizar a los médicos, a las enfermeras y otros trabajadores de primera línea, así como a los más vulnerables a la enfermedad, sin importar dónde vivan o cuánto puedan pagar.

También significará distribuir cantidades inicialmente limitadas de vacunas para eliminar grupos de infección rodeándolos con una “cortina” de personas inmunizadas, tal como se hizo exitosamente en contra del virus del Ébola el año pasado en la República Democrática del Congo.

En el caso de Covid-19, esto parece un sueño imposible. Lejos de unir al mundo, la pandemia ha expuesto una crisis de desunión internacional. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo puede ser tan buena como lo permitan sus Estados miembros. El hecho de que se vea presionada entre China y EEUU cuando la humanidad está enfrentando su peor pandemia en 100 años es un signo del quebrantado orden internacional.

¿Cómo, en tales circunstancias, podemos concebir una política de vacunas que sea global, ética y efectiva? Existen precedentes. El principio de acceso a los medicamentos se estableció con la pandemia del VIH-sida, durante la cual los medicamentos que salvaban vidas originalmente tenían un precio muy superior a la capacidad de pago de los pacientes en África y en otras partes del mundo en desarrollo.

Este mes 40 gobiernos se comprometieron a dedicar US$ 8 mil millones para acelerar el desarrollo, la producción y el despliegue equitativo de las vacunas en contra de Covid-19, así como los procedimientos diagnósticos y terapéuticos. Ya hay más de 80 candidatas para una vacuna, y algunas de ellas ya están siendo sometidas a pruebas en humanos.

Luego está el asunto de la fabricación. La falta de procedimientos diagnósticos y de EPI ha expuesto los defectos de un sistema ‘justo a tiempo’ que no genera redundancia. La capacidad de vacunación debe desarrollarse de inmediato, incluso si eso significa que parte de ella se desperdiciará. Tampoco se debe simplemente conceder la capacidad existente a una vacuna putativa contra Covid-19. Eso pudiera involuntariamente desencadenar brotes de enfermedades previamente controladas, como paperas o rubeola.

La fabricación también tendrá que estar dispersa geográficamente para garantizar que una vacuna se pueda distribuir a nivel mundial.

Los expertos en materia de salud han estimado que costará unos US$20 mil millones vacunar a todos los habitantes de la Tierra, lo cual equivale a aproximadamente dos horas de producción mundial. Ésta es la mejor oferta del mundo. Esperemos que el mundo pueda reconocerla.

Lo más leído

DF Multimedia