×
Editorial

2020: una exigente prueba para Chile

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

n vista de lo acontecido en los últimos meses de 2019, no cabe enfrentar este año con otra lógica que no sea la de la reconstrucción: de la economía, de la política responsable, del diálogo, de las confianzas. Pero aunque no sea políticamente correcto decirlo, será lo primero lo más importante, porque sin crecimiento, sin creación de empleo y sin mayor inversión, los prospectos de avanzar en los otros desafíos del país —desde la agenda social a la reforma constitucional— serán considerablemente más pobres, y el ambiente social en que se dará el debate será polarizado y poco constructivo.

Si bien fue bienvenido el dato de que la tasa de desempleo en septiembre-noviembre fue de 6,9%, y no el 7,6% que preveía el mercado, otras cifras son preocupantes. Hacienda estima que la pérdida de capital por la violencia alcanza ya US$ 1.600 millones, entre infraestructura pública y privada, ante lo cual esa cartera respondió con un paquete reactivador de US$ 5.500 millones, o 2,1% del PIB, con lo cual a noviembre pasado el gasto fiscal había aumentado en 5,6% (más que el 3,4% previsto para el ejercicio), y se estima que crezca 9,8% en 2020, elevando la deuda pública a un 38% del PIB en 2024.

Enfrentado a este escenario de insoslayable restricción fiscal, el gobierno, correctamente, ha puesto el acento en la eficiencia. A eso apuntan las medidas para cortar programas gubernamentales de bajo desempeño, o la reciente cita entre el nuevo jede de la Dipres y el Consejo Fiscal Autónomo, por ejemplo.

Con todo, la combinación de mayor gasto público y mayores expectativas —en un año de plebiscito constitucional y elección de gobernadores— convierten al desafío económico en uno político. Ya se observan señales de que, pese a que el trauma de la crisis social abonó un clima de mayor entendimiento en la clase gobernante, la presión política (ni la ciudadana) no disminuirá en el corto plazo. Si bien el principal foco estará puesto en lo que haga el gobierno, es toda la clase dirigente la que rendirá una exigente prueba en 2020.

Lo más leído