Editorial

¿Inclusión financiera al debe? Mala noticia

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

ue más personas tengan acceso a los servicios y productos del sistema financiero es uno de los pilares de crecimiento de la nueva economía. Una mayor tasa de bancarización, y actualmente el desarrollo de un vigoroso sector FinTech, son formas de permitir que más personas se beneficien de las ventajas y las oportunidades asociadas al uso de un rango más amplio y sofisticado de instrumentos financieros de todo tipo.

Imagen foto_00000001

La inclusión financiera es, por ende, una medida importante de progreso económico. De ahí que sea una mala noticia que un estudio del Centro de Políticas Públicas de la UC, como consignamos ayer en nuestro título principal, registre que el primer quintil de la población, el más pobre, no avanzó nada en materia de inclusión financiera en diez años (2007-2017). El quintil más acomodado, en tanto, mejoró sustancialmente en ese período, como también el promedio de la población mostró un claro avance.

Esta es una brecha que debe preocuparnos tanto desde el punto de vista económico como social. En más de un sentido, no participar en el sistema financiero (o no tener la posibilidad de hacerlo) es una forma de exclusión que tiene efectos muy reales para la calidad de vida de las personas, e incluso para su libertad de tomar decisiones en muchos ámbitos.

Según el estudio de la UC, la estancada inclusión financiera del segmento más pobre se explica en medida muy relevante por el poco uso de instrumentos digitales: por ejemplo, menos de un 20% de esos hogares usaba la banca online en 2017, contra 90,1% del quintil más rico. Es casi seguro que la pandemia ha profundizado esa brecha al aumentar significativamente el uso de dinero en efectivo para transacciones pequeñas en los sectores pobres, mientras que los más altos tienen acceso al comercio electrónico y los pagos en línea.

Crear marcos regulatorios adecuados para la economía digital es un primer paso clave para incentivar una expansión de los servicios financieros a más segmentos de consumidores. Hay prometedores avances recientes en esta materia, pero que aún son insuficientes.

Lo más leído

DF Multimedia