Editorial

¿Nuevo clima para las inversiones en China?

  • T+
  • T-

Compartir

Imagen foto_00000002

n los últimos meses, y con mayor fuerza en semanas recientes, una serie de noticias ha venido dando cuenta de lo que parece un cambio negativo en el clima para las inversiones privadas en China, tanto locales como extranjeras. En esencia, esto se ha manifestado en directrices del Gobierno -que a menudo sólo se desprenden de breves declaraciones oficiales- que la prensa fuera del país resume como una “ofensiva regulatoria” contra las empresas de varios sectores (tecnología, retail, inmobiliario, videojuegos, tutorías, consumo suntuario), y que en la práctica ha detenido aperturas en bolsa, paralizado inversiones y causado sustanciales pérdidas en la valoración bursátil de algunas grandes firmas.

Imagen foto_00000001

Una interpretación bastante compartida es que lo anterior trasluce un esfuerzo de Beijing por ejercer -y mostrarse ejerciendo- más control sobre industrias y empresas que, por el peso y complejidad de sus negocios, gozan de una relativa autonomía para operar en el mercado chino, donde han adquirido roles importantes. De ser así, ello es coherente con el sello por antonomasia de la Presidencia de Xi Jinping, caracterizada por un reposicionamiento del Estado -y del gobernante Partido Comunista- al centro de la vida no sólo política, sino económica y social del país.

No deja de ser una paradoja, entonces, que mucho de esta “ofensiva” se dirija contra actividades económicas cuyo éxito refleja, precisamente, cómo la sociedad y el mercado chinos se asemejan crecientemente a los de países de los cuales Beijing busca diferenciarse en el plano retórico: con economía digital, alto consumo, envejecimiento demográfico, desigualdad en alza, etc.

Inevitablemente, las motivaciones políticas de Beijing son con frecuencia opacas. Pero si se trata en efecto de un giro sostenido hacia un control estatal más fuerte sobre actividades donde destaca la inversión privada, ello podría poner en riesgo no sólo uno de los pilares clave que explican el “milagro chino” del siglo XXI, sino la proyección de la segunda economía del mundo en la próxima década y más allá.

Lo más leído

DF Multimedia