×
Editorial

Pensiones, un asunto de confianza

  • T+
  • T-

Imagen foto_00000001

n enero de este año la Fiscalía Nacional Económica (FNE) emitió un muy crítico informe sobre el Sistema de Consultas y Ofertas de Montos de Pensión (SCOMP), una de cuyas conclusiones más graves era que quienes elegían pagar por la consultoría de un agente de ventas o asesor previsional y seguir sus recomendaciones —la vasta mayoría de quienes accedían al sistema de información—, terminaban recibiendo peores pensiones que quienes no contrataban dicha asesoría profesional. Es decir, para ellos el SCOMP hacía exactamente lo contrario a su propósito original.

Ahora la Superintendencia de Pensiones y la Comisión para el Mercado Financiero han presentado una denuncia ante el Ministerio Público tras informarse de irregularidades en el mismo sistema. En esta ocasión el problema no estaría en el propio diseño del SCOMP, sino en las acciones fraudulentas de un grupo de agentes y asesores que buscaban adelantar el cobro de sus comisiones de manera indebida, incluyendo la adulteración de documentos.

Es evidente que este sistema, creado hace más de una década como clara mejoría respecto de su antecesor, requiere al menos de una actualización, si es que no un replanteamiento de varias de sus formas de operar. Si puede resultar en lo contrario a su objetivo (la mejor pensión posible para cada cotizante) y si existen espacios para el fraude, es preciso revisarlo a fondo.

Esto no sólo es importante desde el punto de vista de los intereses de los pensionados, sino del otro capital sobre el cual se asientan ésta y todas las instituciones del sistema económico y financiero: la confianza. Está bien estudiado que tanto la acción individual como la colectiva florecen en entornos donde la confianza funciona como virtud social, pues entonces es a la vez fundamento y motor de progreso. Las sociedades prosperan cuando confían. La institucionalidad creada para velar por las jubilaciones es especialmente estratégica, porque su impacto trasciende generaciones en sentido literal. Para invertir en ellas, debemos poder confiar en ellas.

Lo más leído

DF Videos