×
Editorial

Situación laboral de los pueblos originarios

  • T+
  • T-

El 8,3% de las personas en edad de trabajar en Chile declara pertenecer o descender de algún pueblo indígena, unas 1.158.000 personas, de acuerdo a la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) de 2015.

Es un grupo numeroso que, según revela un análisis del Observatorio Laboral Nacional dependiente del Sence, tiene una situación laboral claramente desmejorada respecto del resto de la población.

El estudio señala que en promedio quienes pertenecen o descienden de un pueblo originario tienen un ingreso mensual líquido de $ 340 mil, mientras que el resto de los trabajadores del país obtiene un promedio de ingresos 39% más alto.

También muestra que la proporción con un título profesional (con o sin posgrado) alcanza al 7,9%, comparado con 16,7% a nivel nacional. El 41,5% de los trabajadores con ascendencia indígena tiene menos de 12 años de educación, en contraste con el 30,4% del grupo restante.

Otros datos dejan en evidencia que este grupo trabaja en condiciones más precarias: 23,2% se desempeña en empleos o negocios por cuenta propia versus el 18,9% del resto de la población y la proporción que tiene una labor como asalariado con contrato a plazo indefinido es casi ocho puntos menor en la población indígena (44,3%) que en la no indígena (52%).

El gobierno anunció un proyecto de ley que crea un ministerio de Pueblos Indígenas y una Ley Araucanía para el fomento productivo, infraestructura y formación de capital social y humano en la zona.

Chile exhibe altos niveles de desigualdad y retraso económico de sus pueblos originarios. Más información que dé luces sobre este problema e iniciativas gubernamentales y privadas que aporten a la solución son necesarias.

Lo más leído

DF Videos