Laboral & Personas

El impacto sicológico de la cuarentena: qué hacer

Las sicólogas Daniela Campos y Pilar Berroeta, en conversación con DF, explican cuáles son los principales riesgos sicosociales a los que están expuestas las personas en esta situación de pandemia y cómo en forma particular o con el apoyo de las empresas pueden hacerles frente.

Por: Teresa Espinoza | Publicado: Jueves 21 de mayo de 2020 a las 19:40 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Una de las consecuencias indirectas, pero también más habitual de lo que quisiéramos, es el impacto emocional y sicológico que tiene la pandemia del coronavirus en las personas. Y mientras más se extienden las cuarentenas y sus efectos económicos, más importante es adoptar medidas que permitan enfrentarlo lo mejor posible.

Le preguntamos a dos expertas cuáles son los principales riesgos que se corren, los sectores más vulnerables, qué acciones deberían realizarse tanto en forma individual como en las organizaciones, qué errores deben evitarse. Daniela Campos, sicóloga y jefe técnico de Riesgos Psicosociales de la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), y Pilar Berroeta, sicóloga clínica de DBT Chile, abordan aquí este desafío.

Daniela Campos destaca que hay investigaciones anteriores en crisis, como la del Sars o el ébola, y también sobre esta pandemia en otros países, y lo que se ha visto es que en Chile la sintomatología es bastante similar, lo que permite establecer formatos preventivos, aunque, dice, "sabemos que el impacto en la salud mental va a estar sí o sí".

Afirma que las organizaciones "tienen mucho que hacer" en esto y comenta que en el país ya hay varias empresas que han conformado grupos de trabajo –"equipos Covid"- enfocados en asuntos prácticos, como resolver los requerimientos de higiene y de distanciamiento social que exigirá la vuelta al trabajo presencial. No hay tanto avance respecto de la salud, señala. Y ahí, añade, es central la comunicación de las empresas y las jefaturas con sus trabajadores. De lo que se trata es de entregar un cierto optimismo y calma al mismo tiempo, considerando que estamos en una situación de crisis. ¿Cómo se hace eso? "Compartiendo certidumbres, aunque sean mínimas: cómo haremos los cambios de turnos, la alimentación, en fin. Esas cosas tienen un afecto muy importante en los trabajadores", señala.

También, plantea, es crucial que las empresas entreguen la información sobre las medidas que se van adoptando y preparar protocolos ante los posibles problemas que pueden surgir.

Pilar Berroeta recuerda que Chile ya estaba viviendo un período de crisis previo a esta pandemia, por lo cual la situación de las personas era de inseguridad e incertidumbre, principalmente en el ámbito económico. Muchos ahora, además, han perdido sus trabajos o se encuentran con una clara reducción de este y por lo tanto de sus ingresos. "Todo esto se podría traducir en un aumento de síntomas tanto depresivos como ansiosos, que se acrecientan o aparecen en personas que no los presentaban".

Esta mayor inseguridad o incertidumbre se manifiesta en estrés, ansiedad e irritabilidad, trastornos del sueño, de la alimentación y del abuso de sustancias.

Respecto de los riesgos y los grupos más vulnerables, dice que se encuentran las personas con patologías psiquiátricas previas, ya que periodos de estrés como los actuales pueden acrecentar e intensificar síntomas o hacer que reaparezcan. Otros grupos vulnerables son los trabajadores de la salud, ya que por un lado se ven expuestos diariamente a la posibilidad real de contagio, y muchos de ellos deben separarse de sus familias para poder protegerlos, y al mismo tiempo su trabajo involucra un altísimo nivel de estrés que puede llevarlos a sufrir de burnout; y los niños, ya que no todos comprenden la información que reciben y por lo mismo, interpretan en base a lo que logran captar y no siempre es lo correcto, y además enfrentan los cambios de rutina y de actividades escolares.

Pilar Berroeta coincide con Daniela Campos en que un asunto importante en las empresas es un buen manejo de la comunicación, la que debe ser clara, precisa y atingente a la situación. "Deben existir protocolos específicos de acción frente a las distintos eventos que se puedan ir presentando y todos deben estar al tanto de esa información", agrega.

Afirma que "es útil en estos casos que los líderes de equipos abran canales de comunicación y generen instancias en los que las personas puedan expresar lo que están sintiendo o viviendo y en donde se sientan acogidas". Otra opción, dice, es suscribir convenios con centros de salud mental.

Pautas clave

Para mantener una buena salud mental de todo el personal, señala algunos tips: establecer horarios flexibles, fijar horarios de pausa y descanso durante el trabajo, pensar también en medidas que no solo estén enfocadas en la cuarentena sino que también en el mediano y largo plazo.

Tanto Pilar Berroeta como Daniela Campos advierten que las empresas deben estar preparadas para lidiar con el duelo de trabajadores que han perdido a seres queridos por este virus o bien con la opción de haber perdido directamente a uno o más de sus propios colaboradores.

"Lo importante es que las jefaturas, que claramente no saben lo que va a suceder, porque nadie lo sabe, estén medianamente preparados con unas cuentas respuestas y herramientas", afirma Daniela Campos. Una prioridad es mostrar empatía y hacerlo de forma explícita.

La ACHS hizo una investigación en marzo respecto al impacto del coronavirus en la salud mental de los trabajadores, que mostró tres "grandes dolores", carga excesiva de trabajo, falta de motivación y miedo a perder el empleo. "Son variables que pareciera que son independientes, pero la verdad es que están súper relacionados. No es de extrañar que un trabajador que tiene miedo a perder el empleo, se sobreexija, o que una jefatura presionada por la crisis, también exija más a sus trabajadores", explica. La experta cree que estos problemas que se mostraban en marzo, hoy son mayores.

Un síntoma que muestran todos los estudios es el aumento en el trastorno del sueño, y por lo mismo, recomienda que desde ya los trabajadores comiencen a tener herramientas de higiene del sueño.

Pilar Berroeta añade que es fundamental aceptar que emociones como la ansiedad, la tristeza y el miedo son normales y esperadas dada la situación actual, y entender que es inefectivo negarlas, ya que esto las intensifica. Otro punto importante, dice, es tratar de mantener las rutinas dentro de la vida diaria o crear nuevas que permitan un funcionamiento familiar y laboral más efectivo, sin aspirar a la perfección.

Comentarios

Para comentar debes ingresar a DF.cl

Recuerda siempre respetar nuestras políticas de comentarios

¿No te has registrado aún en DF? Conoce todos los beneficios de estar registrado o crea una cuenta ahora

Lo más leído

DF Multimedia