Cartas

Ante la destrucción insensata, autoridades débiles y sin coraje

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

“La sensatez edificó la casa”, así nos recuerda la Biblia. Los que la tienen en el corazón no entienden que las marchas y romerías terminen con turbas destructivas; ocultando el sentido profundo, cívico - espiritual que ellas representan.

El ardor patriota, su inteligencia junto a las cualidades valóricas y los principios morales que les animan hizo que, de modo transversal, recibiéramos condolencias y unánime rechazo por los irreparables daños sufridos. Entre lo más perverso, irracional, oscuro y demencial está la macabra destrucción del Cristo de la Puerta o de la Acogida. Miles han sido los que se encontraron con Él en búsqueda de oportunidades, luz y esperanza.

Hemos enviado las fotos de sus despojos a familiares de presos para que las muestren a sus seres queridos. Espacio para los más pobres, vulnerables, maltratados y abusados en todas sus formas ha sido atacado con ensañamiento sin precedentes.

Esperábamos una nota de empatía del alcalde de Recoleta, de la alcaldesa de Santiago- la que participó en la marcha-, también +la diputada Cariola, de Teillier, convencionales y otras autoridades.

Reina el silencio. No tienen el coraje de decir las cosas por su nombre. Se ocultan bajo el miedo de ser señalados por esa multitud violentista. Son débiles. Se delata la mentira de sus falsas promesas. Cómplices de destrucción orquestada y de fomentar el odio.

A los que han sufrido desde el momento de su concepción, a quienes han pasado hambres, a los marginados desde siempre… ¿No tienen nada que decir los “protectores del pueblo”? Si no son capaces de repudiar, tampoco serán capaces de hacer.

Pbro. Nicolás Vial

Presidente Fundación Paternitas

Lo más leído

DF Multimedia