Cartas

Extensión del IFE: ojo con los costos

  • T+
  • T-

Compartir

Señora Directora:

Diversas son las voces que han pedido al gobierno prolongar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), algunas promoviendo que sea hasta fines de año, y otras incluso extendiéndolo al 2022. Ya sea por ignorancia de los efectos o –como me temo– motivados por cálculos políticos, lo cierto es que se presiona a la autoridad con un cuarto retiro desde los fondos de pensiones, y con la situación sanitaria que supuestamente haría imprescindible el desembolso de dinero sin ninguna contraprestación.

Pero, aunque resulte obvio, hay que señalar que los recursos usados para el IFE no son infinitos, y además tienen enormes costos, lo que mañosamente se oculta por sus promotores. No sólo se está entregando a personas que no lo necesitan (ya sea porque han recuperado el empleo, porque son pensionados, o porque son trabajadores públicos), sino que también genera un incentivo perverso a subcontratarse, acumula una enorme presión sobre las ya deterioradas cuentas fiscales, y conlleva un deterioro macroeconómico general, en parte evidenciado por la mayor inflación y la subida del dólar.

Dado lo anterior, los promotores de tan mala forma de acción política debiesen evaluar mejor los costos y los beneficios sociales, no sólo los propios, que al fin de cuentas es para lo cual fueron electos.

Félix Berríos Theoduloz

Economista

Lo más leído

DF Multimedia